Romper las burbujas y liberarse de la dictadura de los algoritmos. Por Iroel Sánchez

Ya sin ser presidente de Estados Unidos, en diciembre de 2017, Barack Obama fue entrevistado por el príncipe británico Harry, quien le preguntó si podía haber hecho algo más para enfrentarse a los trolls, el extremismo y las fake news en las redes sociales digitales. Quien año y medio antes en el Gran Teatro de La Habana afirmara, parafraseando al Manifiesto Comunista sobre la lucha de clases, que Internet es “uno de los motores de crecimiento más fuertes en la historia de la humanidad”, no respondió la pregunta con lo que podría haber hecho él para evitar esos efectos pero dijo que en las redes la gente “puede acabar envuelta por la información que refuerce sus prejuicios. La verdad es que en internet todo se simplifica … Se distorsiona la comprensión ciudadana de asuntos complejos y deriva en la propagación de la desinformación”.