Arte futurista: estos son los 100 escultores del mañana

Aunque pueda parecer extraño, hubo un momento en que la escultura parecía a punto de perder su lugar preferente entre la bellas artes.

Hoy sorprende constatarlo, pero al menos una parte de los jóvenes rebeldes de las vanguardias de la primera mitad del siglo XX rechazaron el arte escultórico por considerarlo un ejemplo sofocante de previsibilidad académica.