El arte y su función social

Los seres humanos somos por naturaleza artistas, por ende, el origen del arte comienza con el origen de la humanidad. Desde la pintura rupestre hasta la última pieza contemporánea creada, el arte ha servido como medio, forma y fuente de expresión.

Sin embargo, no se limita a una mera manifestación estética, sino que nace como una necesidad de provocar emociones fuertes que queden grabadas en el recuerdo de todo individuo y de los pueblos.