El problema de la libertad

Evgeny Morosov y David Harvey, en el fondo, reflexionan sobre el mismo problema. En el caso de Morosov, va del objeto al concepto; y en el caso de David Harvey, va desde el lienzo económico que se encuentra de fondo en la conformación de cualquier sociedad bajo los esquemas occidentales de desarrollo. Ambos, se encuentran con que la libertad, como se entiende dentro del orden mundial bajo el que nos regimos, reside en una idea centrada en el individuo, y la libertad del mismo para consumir.

Mirar el problema desde su conformación conceptual nos permite entender qué es eso que trasciende a los acontecimientos y se antepone a los social, qué es lo que realmente tienen en común los movimientos sociales, los fenómenos culturales, los acontecimientos políticos, etcétera.

Por supuesto, el problema rebasa al objeto, mirar sólo al Intertnet nos obligaría a tener una perspectiva estrecha. El desarrollo tecnológico es tan sólo un aspecto más dentro de un amplio y complejo entramado de procesos sociales que ocurren de manera simultánea, es una parte importante, pero es necesario desmontar la idea de que la sofisticación técnica equivale a condiciones más equitativas. Al contrario, los propios instrumentos están diseñados con una lógica que los precede y los trasciende, y se inserta en una forma de progreso propia del neoliberalismo.

Entender lo digital desde un proceso histórico más amplio como el neoliberalismo, abre un montón de puertas para mirar cómo el desarrollo tecnológico está intrínsecamente ligado a la aceleración del capitalismo, y en la medida en a que permite comprimir los procesos de circulación de las mercancías y las operaciones financieras, su avance marcha a pasos cada vez más agigantados.

Para mostrar aspectos del desarrollo que no se agotan exclusivamente en lo político, vamos a revisar los planteamientos elaborados por Joseph Heat y Andrew Potter en Rebelarse Vende, el cual pueden descargar Aquí . Además, vamos a continuar con los capítulos 2 y 3 de Harvey. Como siempre, queda el espacio abierto a sus participaciones. Nos vemos mañana.