G-20: Israel colabora en Ciberseguridad

Argentina firmó este año un acuerdo de cooperación para que Israel refuerce la ciberseguridad del encuentro del Grupo de los 20 (G-20) que se desarrollará en Costa Salguero, durante el 30 de noviembre y 1 de diciembre próximos. Una excelente decisión, ya que ese país cuenta con los mejores herramientas tecnológicas e investigaciones en la materia y su posición de liderazgo global es indiscutida. El cuidado y control del ciberespacio es un eje central para la protección del encuentro, dado que los países miembro temen sobre posibles ataques. Es por eso que se autorizó la contratación de un arsenal cibernético y de seguridad física a Israel, por 5,2 millones de dólares.

El Gobierno argentino también adquirió en Israel un sistema inhibidor de drones, que ya se usó con éxito durante los recientes Juegos Olímpicos de la Juventud.

Además del aporte israelí, hubo colaboración británica para la ciberseguridad de la cumbre del G20. En los meses previos hubo intercambio de información entre Buenos Aires y Londres en este tema e incluso una actividad con referentes de las fuerzas de seguridad federales de los dos países que incluyeron al Ministerio de Defensa.

A pesar de no formar parte del grupo del G-20, el país asiático tendrá un papel estratégico.  El Departamento de Tecnología Informática de la Fuerza Aérea será el encargado de “brindar una extrema seguridad en el campo informático”, según informó el Poder Ejecutivo. Desde ahí se van a monitorear las distintas áreas involucradas en el control de la red cibernética de la defensa nacional.

Israel es un líder global en seguridad cibernética. Hace ocho años el objetivo era transformarse en uno de los cinco líderes mundiales en este tema, meta que fue ampliamente superada. Esto se debe a que  el país gasta enormes sumas de dinero en el Shin Bet, el Mossad y otras capacidades israelíes de inteligencia cibernética, al mismo tiempo, el desarrollo de la industria es cada vez mas rentable para su economía.

El gobierno israelí reconoce que se trata de estar siempre un paso adelante de los criminales, yendo cada vez más rápido y combinan fuerzas que protegen el presente y aseguran el futuro. Y la ciberseguridad se ha constituido en un elemento fundamental en cuanto a la protección de los intereses estratégicos y de preservación de recursos.

El objetivo para el encuentro del G-20 en Argentina es prevenir ataques de ciberterrorismo o código malicioso que puedan afectar a los sistemas y redes de las Fuerzas Armadas y del Estado Mayor Conjunto (EMCO), además de las del Ministerio de Defensa, que servirán de soporte a las operaciones que se llevarán a cabo durante la cumbre.

Será una gran oportunidad para que Israel comparta con el mundo los descubrimientos y avances en ciberseguridad como el nuevo sistema israelí de protección de la intimidad, seguridad en la nube, ciberseguridad en la aviación, defensa, fintech, inteligencia artificial, fraude, noticias falsas, el futuro de la movilidad, estructuras críticas, identidad digital y blockchain, entre otros.

El Estado israelí tomó hace décadas un papel activo para impulsar a la industria. Existe una colaboración constante entre el gobierno, las universidades y las empresas. El Poder Ejecutivo toma un papel de asesor, guiando las cosas a lo largo. Hay más de 400 empresas de ciberseguridad en su país y el Ejército también desempeña un papel importante en el avance de la industria.

En Argentina se trabajará con dispositivos de alta eficiencia.  Inteligencia artificial y aprendizaje automático (“machine learning”, en inglés) tendrán el rol de reconocer anormalidades en las redes y detectar su origen con ayuda de un sistema que colaborará con el funcionamiento conjunto de las fuerzas.

Todo el dispositivo pretende impedir el ataque de intrusos (“hackers”) y delincuentes cibernéticos, la encriptación de la información sensible que se comparta en la cumbre, y la protección de las “infraestructuras críticas” del Estado y el sector privado, como por ejemplo, el suministro de energía eléctrica y de agua potable y las comunicaciones.