Generación identitaria: rearme ideológico para una nueva extrema derecha

… de difundir determinadas ideas y valores para promover el cambio de la cultura de una sociedad antes de cambiar su política. La metapolítica identitaria se enfoca en cambiar los temas, términos y posiciones aceptados de la discusión pública para crear un ambiente social y político más abierto y potencialmente receptivo de su ideología. Lo que en algunas ocasiones se ha tildado de normalización de las ideas de extrema derecha, o la “lepenización de los espíritus” de la que hablaba el politólogo Pascal Perrineau, algo que, viendo los resultados de las sucesivas elecciones en Europa y más allá, ya está sucediendo…

…“No estamos aquí en presencia de una opinión que haya que discutir o refutar, sino de una ideología criminal cuyos mecanismos son los mismos que, mediante la construcción ilusoria de una cuestión judía, han arrastrado en el pasado a Europa a un abismo del crimen contra la humanidad”. Plenel alerta sobre la normalización de las ideas del Gran Reemplazo y de la Reemigración, una de las propuestas que reivindican los identitarios y que es apoyada por Renaud Camús y otros intelectuales franceses. La reemigración consistiría en deportar a los millones de franceses de origen árabe o asiático, o simplemente de piel morena, a los países a los que, según los ultraderechistas, pertenecen, hayan estado allí alguna vez o hayan nacido ya en Francia…

…Ambos autores son a la vez reivindicados tanto por la extrema derecha islamófoba como por cierta izquierda obsesionada con el Islam, que a menudo difunde (queremos pensar que sin saberlo), los tópicos y la propaganda de la extrema derecha. Eso sí, bien escudada tras una supuesta lucha por los derechos humanos…

…La influencia de estas ideas, sobre todo las de Dugin, no han caído en saco roto ni tampoco únicamente en el lado derecho. La aparición en escena del filósofo italiano Diego Fusaro, que publica a menudo en editoriales de la extrema derecha y participa en sus actos, ha excitado a parte de la izquierda española, y ha generado acalorados debates en las redes y en varios artículos de opinión por sus posiciones antifeministas y anti-inmigración. Ambos critican lo que consideran un liberalismo moralmente de izquierdas y económicamente de derechas, que Dugin resumía en una frase: “Aborto, progresismo y Gran Capital”…

…Este grupúsculo también estuvo presente en las múltiples protestas contra el proceso independentista en 2017 y 2018, unas veces junto a otros grupúsculos de extrema derecha como Democracia Nacional y otras junto a Ciudadanos y otros colectivos. Por otra parte, el Moviment Identitari Català (MIC), según explican en un reportaje del digital Crític los periodistas Jordi Borràs y Laura Aznar, empezó a dejarse ver ya en 2015, adaptando al nacionalismo catalán las ideas anti-inmigración, islamófobas y chovinistas del resto de grupos identitarios europeos. Sus apariciones públicas no han sido precisamente cómodas: el 11 de septiembre de 2018, una barrera humana les impidió el paso en la ofrenda floral a Rafael Casanova, uno de los actos tradicionales de la Diada…

…En sus redes circulaban fotos de sus líderes con niños negros y asiáticos en brazos en aldeas de Kenia y de Birmania, a donde supuestamente habían viajado para llevar ayuda humanitaria; carteles de sus charlas en honor al Che Guevara o pegatinas con el lema “0% Racismo, 100% identidad”. Esta apropiación del imaginario (y el activismo en el caso de las ocupaciones) de la izquierda no es nueva en la extrema derecha. Desde la retórica de clase supuestamente anticapitalista (pero siempre nacionalista) del nazismo y el fascismo del período de entreguerras, hasta las más recientes consignas contra las élites o la globalización que esgrimen también las diversas extremas derechas occidentales…

…Se trata de un relato inquietante sobre las ciudades europeas, asoladas por la delincuencia y la inseguridad, reforzado todo con vídeos de peleas y robos, de violencia extrema o de pobreza y suciedad. Sobre todo si sus protagonistas son personas migrantes. Estos últimos meses, la polémica por el exceso de este tipo de informaciones está latente mayormente en Cataluña, donde se han creado plataformas ciudadanas que patrullan las calles contra la delincuencia y que han sido instrumentalizadas por la ultraderecha, que ya ha anunciado una manifestación a finales de septiembre. El miedo y la ansiedad que producen estas noticias funcionan perfectamente como lubricante para reforzar el relato apocalíptico que los grupos neofascistas tratan de difundir sobre las sociedades occidentales. En sus discursos llaman a actuar “antes de que sea demasiado tarde”, y algunos ya han empezado a hacerlo. Solo en 2019, ya han sido asesinadas cerca de un centenar de personas en varios atentados terroristas con el sello identitario.

 

Generación identitaria: rearme ideológico para una nueva extrema derecha