Homo Cretinus

–¡Qué bárbaro! Ya no respetan nada– dijo enojado. El hombre estaba molesto, porque al despertar vio