La necesaria moderación digital

SARA CARREIRA

El uso de Internet ha aumentado exponencialmente entre los adolescentes en los últimos años, según detectó el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA por sus siglas en inglés) al comparar los datos del 2012 y del 2015. No solo en el porcentaje de usuarios (del 75 al 95%) sino en el número de horas (de 21 a 29 horas semanales). Está claro que en el conjunto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ampliar el acceso a Internet en veinte puntos entre los adolescentes de 15 años es bueno, pero los expertos dieron un paso más. Y han descubierto que los estudiantes de estrato económico más bajo pasan dos horas más conectados entre semana que los alumnos aventajados económicamente.Y eso repercute, negativamente, en su rendimiento.

Según el último informe PISA detallado (Pisa in Focus #83), de promedio en la OCDE los estudiantes tuvieron unos dos puntos menos en Ciencias por cada hora que pasaban semanalmente utilizando Internet en la escuela, después de tener en cuenta su género y su nivel socioeconómico. También resulta negativo para el rendimiento estar más horas en línea entre semana, y ahí tienen las de perder los de entornos menos favorecidos. Si la conexión es durante el fin de semana, el efecto es el contrario, tuvieron una puntuación más alta en Ciencias; posiblemente, dicen los expertos, porque no interfirió con su tiempo de aprendizaje.

tom-holmes-556800-unsplash

Fotografía: Tom Holmes

Lo anterior, recalcan desde el informe, no supone que PISA quiera promover la abstinencia digital, sino que llama a la moderación. Y dicen exactamente qué es eso: 30 minutos cada día en la escuela; entre 1 y 4 horas diarias fuera del colegio durante la semana; y entre 2 y 4 horas cada día del fin de semana. El grupo de estudiantes que se encuadra en estas horquillas horarias tienen, de promedio, mejor nota en Ciencias (que fue lo que se valoró de forma específica en el 2015) que aquellos que nunca usaron Internet o que estaban siempre conectados. ¿Qué significa «siempre»? Más de seis horas diarias. Los datos demuestra, dice PISA, que estar tanto tiempo en la Red se asocia «con menos satisfacción en la vida», posiblemente menos actividades complementarias (academias, música, deportes) y en general repercute en su puntualidad en la escuela y sus expectativas en educación.

Uno de los datos más sorprendentes es que los estudiantes que usan Internet en clase con más frecuencia obtuvieron calificaciones más bajas en Ciencias que los estudiantes que reconocieron haberlo usado menos. Y aquí los analistas de PISA entran de lleno en la especulación: «Estudios previos -indican-  sugieren que los dispositivos digitales personales y la multitarea suelen distraer a los estudiantes de actividades básicas de aprendizaje», además de que «la mayoría de los profesores todavía no están preparados para usar dispositivos digitales de manera efectiva».

david-iskander-599066-unsplash.jpgHay que tener en cuenta que en este informe se habla de 35 países. En varios (Chile, Costa Rica, Letonia, México, Rusia y Uruguay) la brecha digital permanece y así los estudiantes de familias más acomodadas tienen más horas de Internet que los que no. En el caso de México son casi 20 horas a la semana. En España, la situación es inversa a la de México: los niños pasan tanto tiempo en Internet en la escuela, en el 2015 como en el 2012, aunque ha aumentado en más de cinco puntos el uso de la Red entre semana; y los estudiantes desfavorecidos invierten hasta seis horas más a la semana en Internet. Por cada hora que pasan con el móvil en clase, los españoles pierden casi dos puntos en Ciencias; medio punto por cada hora fuera del aula durante la semana y prácticamente igual si a la Red le dedican una hora del fin de semana.

*Texto publicado originalmente en La Voz de Galicia.