Los fabricantes de robots sexuales abren otra fábrica, “pasmados” ante la demanda masiva global

La integración en las muñecas de un sensor que permite al androide “detectar movimiento”