The End of Bitel

Hace tres años, denuncié las primeras medidas contra la compartición de datos de una línea móvil a otro equipo (tethering). En el 2017 estas medidas arbitrarias empeoraron mediante un vergonzoso cártel, teniendo como salida de parte de Movistar las primeras “bolsas de datos para tethering” cuando el chupo reventó, pero hasta esto seguía siendo ilegal. Este mes, Bitel se subió al coche, como queriendo disolver sus planes postpago y de pasada, rompiendo una promesa que hizo a sus bitelcaushas en el 2018.

Si se toman la molestia de leer los antecedentes, encontrarán que esto no solo es ilegal con Bitel, es ilegal por parte de TODOS los operadores y los abogados “digitales” para minimizar el tema, señalaban que “el consumidor está informado de la restricción” y por eso “no es arbitrario”. Falso.

Relación legal de lo arbitrario con la paranoia contra el tethering.

En primer lugar, ¿Qué es arbitrario y por qué importa en este caso?

La RAE define arbitrario como “Sujeto a la libre voluntad o al capricho antes que a la ley o a la razón”. Definicion.de lo define como “aquello que se realiza por capricho o antojo, y no por motivos razonables o especificados por una norma”.

Ordenando las normas involucradas, el artículo 10.1 del reglamento de la ley 29904 (“ley de promoción de la banda ancha”) prohíbe las restricciones arbitrarias en el uso del servicio de datos.

Los Proveedores de Acceso a Internet y los Operadores de Telecomunicaciones, no podrán limitar el derecho de un usuario a incorporar o utilizar cualquier clase de dispositivo o equipo terminal en la red, siempre que los mismos se encuentren debidamente homologados, no dañen o perjudiquen la red, y sean técnicamente compatibles con la red. Asimismo, los Operadores de Telecomunicaciones no deberán restringir, bloquear o inhabilitar arbitrariamente funciones o características originales de los dispositivos o equipos terminales que comercialicen en el territorio nacional, que impidan el libre uso de protocolos, aplicativos o servicios de Banda Ancha.

Por si el reglamento de la ley 29904 no fuera suficiente, el inciso b del artículo 47 del Código de Defensa del Consumidor, señala claramente que “no pueden incluirse cláusulas o ejercerse prácticas que impongan obstáculos onerosos o desproporcionados para el ejercicio de los derechos reconocidos al consumidor en los contratos”.

Al imponer cuotas de datos como en este caso, restricciones de tráfico (ej. “streaming a 480p” desconociendo el proveedor de internet que eso constituye datos) y que encima, esto involucra vigilancia de usuarios para discriminar tráfico (que tiene a su vez implicancia de otras leyes si quisieran intentar ser transparentes con ello), todo eso viola de cajón dicho artículo volviendo la medida arbitraria, por mucho que la pongan explícitamente en el contrato.

Porque esto ya fue demostrado antes: Ampayé a Claro en el 2011 restringiendo tráfico de Bittorrent (cuando era un noob en el tema); en el 2012 nuevamente lo ampayé, saboteando servicios de VPN (por si abren ese enlace, Youtube borró las anotaciones). Luego a Bitel en el 2018 le encontraron bloqueando servidores DNS de terceros mientras los suyos estaban hasta el culo, al parecer está relacionado con los huecos para saltar las restricciones de velocidad, consecuencia de toda esta discriminación de datos.

El problema pese a la intención de Bitel, es exactamente el mismo que el tema principal y los descritos antes contra Claro: son ilegales y el tema de los bloqueos, delito por parte de Bitel (art. 283 Código Penal), con el agravante que su matriz Viettel tiene antecedentes por espionaje y manejo de información militar que se expanden desde EEUU hasta el peru.

Ni qué decir de antecedentes internacionales como el de Virgin, quien a cambio de recortar la oferta de datos accedió a espiar a sus usuarios tras un acuerdo con el gobierno británico y Universal Music. La vigilancia siempre está amarrada al negocio de los datos a cuentagotas.

¿Y entonces por qué Osiptel jamás hizo nada?

Quienes han leído este blog en años anteriores sabe bien por qué, pero para los nuevos visitantes lo muestro en dos partes.

Uno, por el fraude legal que también incluyen estos reglamentos. Por ejemplo, el artículo 10.2 del reglamento de la ley 29904, faculta excepciones a la neutralidad de la red que se pueden solicitar y el 10.3, “autorizar automáticamente” las que ya “aprobó” Osiptel como “no arbitrarias” previamente. Ambas, con la intención de neutralizar el articulo 10.1 antes mencionado.

Sin embargo, tanto los operadores como Osiptel violaron el artículo 10.4 tratando de aprovechar el fraude legal contenido con ese reglamento. Es decir, debió haber una cadena de excusas públicamente visible que lleve a poder “aprobar” este tipo de medidas.

El OSIPTEL publicará en su portal de Internet el resultado de las decisiones que su Consejo Directivo emita en virtud de lo dispuesto en el numeral 10.2, indicando al menos el nombre del Proveedor de Acceso a Internet u Operador de Telecomunicaciones que ha realizado la solicitud, así como el detalle de las restricciones solicitadas. Asimismo, publicará un listado de los procedimientos concluidos relacionados al incumplimiento de las decisiones que adopte el OSIPTEL en materia de neutralidad de red.

Y esto no existe, ni en el SIRT, el sistema de tarifas de Osiptel. De pasada esto desmonta el otro fraude que intentaron armar con el reglamento trucho de neutralidad de la red, que sacó a la “gestión de usuarios” de los reclamos (como los problemas de NAT que siempre hablan de Movistar); pero como vieron, no libra a estos actos de violar la ley.

¿Por Qué Osiptel JAMÁS hará nada?

Y dos, porque las gestiones de Gonzalo Ruiz y Rafael Muente han preferido seguir la monería de “el mercado está bien”, al estilo del infame Ajit Pai en la FCC, el “modelo OCDE” que tanto siguen. Por eso tuvieron esas conductas evasivas antes reportadas.

Del primero ya conté antes por la (también infame) renovación de Telefónica en el 2013. El segundo también tiene una perla este año: el favor publicitario a Bitel con un cuadro de reclamos del 2018 que obviamente tiene un sesgo, la resolución 051-2018-CD que congeló el Tribunal Administrativo de Solución de reclamos de Usuarios (TRASU) y las apelaciones hasta Agosto del 2019.

Actualmente dicho incidente ya se encuentra bajo investigación por la Defensoría del Pueblo, debido a la parcialidad de Osiptel brindando “datos oficiales” con nula objetividad. Dejo los datos de ambas partes.

A pesar de lo que digan los trolls, Osiptel confirma que tenemos la menor cantidad de reclamos 😎.
¡Y que les quede clarito, sobrinos! 🤭

Fuente: Osiptel 👉 bit.ly/2P4hwSY

#SeTeníaQueDecirYSeDijo

Publicado por Bitel en Jueves, 11 de abril de 2019

Conoce el porcentaje de reclamos en relación al porcentaje de mercado que tuvo cada empresa operadora en 2018

Publicado por Osiptel en Martes, 26 de marzo de 2019

Y si eres muy bocón, Osiptel puede mandar a callarte por la vía judicial, como le pasó a este usuario acusado de “difamación” por el regulador. Nótese también que en dicho documento hay intervención de la “comisión de defensa del consumidor” del congreso, la cual hasta hace muy poco estaba en manos del fujimorismo.

 

Osiptel con haberle aceptado a Bitel esa restricción al tethering, tocó fondo. Los anticuchos adicionales son para que vean por qué dejó de ser un regulador, por qué hay tanta impunidad en el sector telecomunicaciones. Y podría mencionar aún más cosas, pero esta vez me limito a lo seguro. Respecto a esto, espero que no se queden callados, los prepago seguramente son los siguientes en la lista.