Uso seguro del móvil con menores

 

Me acabo de dar cuenta de que hace casi un año que no actualizaba, pero la razón es siempre la misma, se me ocurre un tema, me propongo desarrollarlo, pasa el tiempo y alguien ya lo desarrolló con lo que ya no merece la pena ni expresar mi opinión sobre el tema.

En el mundo actual de los blogs donde tienes que publicar 10 entradas al día para no perder seguidores un blog como el mío que publica cuando el dueño tiene tiempo no tiene futuro.

Aún así seguiré escribiendo cuando me apetezca y mis 3 seguidores fieles si no se cansan seguirán estando ahí.

Volviendo al asunto del título debo admitir que he sucumbido.

Mi intención era no comprarle un móvil a mi hija mayor hasta, precisamente eso, que fuese mayor.

Hasta ahora le dejábamos el móvil antiguo de mi mujer para cuando la teníamos que localizar, pero el móvil, un moto g2 no da mas de si, y un próximo viaje al extranjero hace que la queramos tener localizada con más razón.

Así que me toca dar mi brazo a torcer y comprarle un móvil.

A la hora de comprar el móvil la elección la tuve clara, un móvil con android one que me asegurase actualizaciones y actualizaciones de seguridad durante unos años.

Un móvil con una batería potente porque lo de cargar los gadgets no va con ella y siempre se le olvida.

También un móvil que no costase un ojo de la cara dado que tratándose de niños los golpes y el maltrato están a la orden del día.

Así que con las anteriores premisas la elección fue fácil y me decanté por el Xiaomi A2 Lite que cumplía con todo y además lo pillé de oferta por 159€

Una vez elegido el móvil tocaba ver como activaba control parental, porque soy un fan aférrimo del control  parental. Lo que mas me gusta de la nintendo switch precisamente es ese control que da a los padres y que permite establecer horarios y ampliar esos horarios mediante negociaciones de tareas y comportamientos 🙂

Hacía tiempo me habían recomendado distintas opciones de control, algunas que permitían incluso acceso a mensajes, tecleos, etc.

Pero si mi hija va a tener móvil, hay que darle un voto de confianza y no hackearle la cuenta, aunque hay que dejarle muy claro los peligros que ese móvil conlleva para que sepa bregar con ellos.

Así que me decanté por la opción oficial de Google, que activaron hace unos meses en España.

Se trata de Family Link, una aplicación de control parental que se integra directamente con Android.

Ya había activado hace tiempo el grupo familiar, principalmente para compartir con mi mujer los juegos de Doctor Panda que le compraba a la pequeña cuando estaban de oferta (nota mental, hacer otro post sobre Doctor Panda), así que la primera parte de la configuración ya la tenía hecha.

La segunda parte consistía en crear una cuenta de usuario supervisada, para ello simplemente hay que crear una cuenta normal de gmail y al introducir la edad del menor ya te va a indicar que esa cuenta debe ser supervisada y pide la dirección de uno de los padres para poder proseguir con la configuración.

Una vez creada la añades al grupo familiar y ya estás preparado para configurar el móvil.

Si el móvil ya está configurada vas a tener que formatearlo para que introduzca todas las herramientas asociadas al control parental.

En mi caso como era un móvil nuevo que trajeron sus majestades de oriente la cosa fue mas fácil.

Al introducir su correo recién creado, procedió a pedirme mis datos de padre y a iniciar la configuración de Family Link en su móvil.

Por defecto ya te activa cosas interesantes como el bloqueo de sitios potencialmente de adultos en las búsquedas que realice, la imposibilidad de instalar youtube instalando en su lugar youtube kids, etc etc

Para instalar cualquier programa pide la autorización previa del adulto, bien mediante mensaje, bien directamente en el teléfono con la clave del padre. Con lo que el control de lo que instala ya está asegurado.

Además permite verificar la carga de la batería, la posición del móvil, las aplicaciones mas usadas (y el tiempo que emplea en cada una de ellas), etc

Una de las opciones mas interesantes es la posibilidad de definir “tiempo de uso de pantalla” que te permite establecer límites diarios en el uso del móvil o incluso establecer horas de dormir para que no pueda hacer uso del móvil esas horas salvo para realizar una llamada de emergencia.

Una vez configurado todo añadí a la madre a la aplicación como supervisora para poder hacer el seguimiento entre dos y no ser yo el poli malo siempre 🙂

Se que hay opciones mas completas pero para mis necesidades cubre de sobra.

Para rematar también le instalé el Microsoft Launcher (nota mental, hacer otra entrada sobre este launcher), que también tiene una parte de control parental pero mas reducida.

Como siempre se agradecen vuestras opiniones en los comentarios