WiFi vs Lifi. Internet de alta velocidad es posible

Cuando se habla de Internet de alta velocidad no sabemos muy bien a que nos referimos, quizás a una potencia de 50MB, 300MB… o mejor incluso 1GB. Claro que contratando cualquiera de estas opciones obtendrás un servicio de calidad, rápido y sin cortes, ¿o no?

Seguro que te ha pasado más de una vez que después de la instalación y puesta en marcha el servicio no era lo que tu creías. Parece ser que si no estas pegado al router o directamente enchufado jamás obtendrás toda la potencia deseada y es por ello que muchas veces desistimos y acabamos conformándonos con lo que tenemos, siempre y cuando podamos ver algún capitulo sin demasiados cortes.

Captura de pantalla 2018-04-14 a las 1.43.17

WiFi… quiero decir LiFi

Da igual si lo que contratas es ADSL, fibra, radioenlace, microondas, horno…  Un Internet de alta velocidad en pleno 2018 todavía nos cuesta mucho encontrarlo. Pero aún no es momento de desesperarse porque ha llegado el LiFi. Una conexión cien veces más veloz que nuestro conocido WiFi. La gran diferencia es que se basa en luz y nos asegura un ancho de banda de infarto, además de una estabilidad que hoy en día es casi imposible asegurar a través de la WiFi

Esta nueva forma de conexión usa  la luz visible o ultravioleta cercana (UV) e infrarroja cercan (NIR) , que transporta mucha más información, y está previsto que sea la solución a las limitaciones de ancho de banda. En otras palabras usa la luz para enviar datos de Internet.

Pros y Contra. WiFi o LiFi

Con LiFi evitaríamos los problemas de saturación de canales, ya que cuenta con un mayor ancho de banda disponible, además de que las transmisiones simultáneas no provocan interferencias. Por contra el WiFi disminuye la velocidad entre más usuarios haya.
Actualmente se podría llegar a utilizar esta nueva tecnología en nuestro entorno, sin necesidad de reemplazar un portátil o smartphone.
El sol y la distancia  son dos importantes impedimentos para LiFi, no es necesario un contacto visual directo entre emisor y receptor pero debe haber proximidad sin obstáculos. Podemos llegar incluso a perder la señal si la distancia es demasiado grande, o si el sol interfiriese en la señal.  Por otro lado nuestro Internet de toda la vida nos permite estar a varias paredes de distancia.

Decisión final

Ambas conexiones tienes sus puntos fuertes y débiles. Dependiendo de si lo que prefieres es potencia frente a flexibilidad de movimiento, o una señal no tan fuerte pero con independencia de situación.

Para que os hagáis una idea de cómo es el funcionamiento de esta nueva conexión a continuación uno de nuestros video formativos.