Yoigo & MÁSMÓVIL, una buena noticia

La mejor noticia que podía producirse en el mercado de las telecomunicaciones en España, finalmente se ha producido: habrá un cuarto operador potente y que pueda competir en igualdad de condiciones frente al Big Three.

MÁSMÓVIL ha conformado un grupo, heterogéneo por el momento –no sabemos que pasará en el futuro- pero con mucho potencial: PepePhone, Yoigo y MÁSMÓVIL. A día de hoy, este grupo consta de dos OMV y un operador con red propia y que se apoya en la de Movistar allá donde no es capaz de alcanzar.

El pago de los 612 millones por Yoigo y los 150 por PepePhone –todo ello en menos de 2 meses, un hecho totalmente inusual en el sector pese a la concentración del mismo- no responde a otra cosa que a la compra de cartera de clientes en primer lugar y a los activos que aporta Yoigo, como la red propia, distribución ready-to-go y una oferta de terminales sin competidor.

Son unos buenos motivos para afrontar una –o dos, en este caso- compra, y como hemos comentado, ahora se abren las posibilidades empresariales para el grupo resultante:

  • PepePhone es una marca que tiene un CHURN tremendamente bajo –inferior al 17% anualizado en 2015- y con una base de clientes muy fiel. De hecho, al anunciarse la compra de su marca, muchos de ellos abandonaron la compañía. Sin duda, esto nos llevaría a tomar la decisión de mantener la marca bajo las mismas directrices que le han hecho ser, simplemente, diferentes.
  • Yoigo ha sido durante años el cuarto en discordia frente a las operadoras tradicionales, siempre refiriéndonos al mercado móvil. La llegada de la convergencia años atrás hizo saltar por los aires el statu quo del mercado de las telecos en España, y Yoigo sufrió dificultades dentro de la marejada.

Estuvo a la venta durante años –Vodafone u Orange fueron sus pretendientes en el pasado-, pero finalmente ha sido MÁSMÓVIL quien ha logrado llevarse el gato al agua. El conocimiento de marca y posicionamiento que ofrece Yoigo en el mercado es muy superior a la marca matriz, por lo que no tendría mucho sentido eliminar un activo intangible tan importante.

  • MÁSMÓVIL está siendo el gran beneficiado por la fusión entre Orange y Jazztel, ya que fue elegida por los reguladores para hacerse con los activos sobrantes y con ello, empezar a construir una oferta que les hiciese competir con los más grandes, como ya está haciendo –y con buenos datos de ventas-.

Ahora a sus activos de fibra y ADSL, hay que sumar una cartera de clientes de 4 millones, por lo que poco queda ya de la OMV que utilizaba a Belén Esteban como reclamo publicitario no muchos años atrás.

¿Qué podría hacerse con estos mimbres en el mercado? Mucho, sin ningún tipo de duda, pero quizá lo más sensato podría ser utilizar cada una de las enseñas en un segmento diferenciado de clientes, muy al estilo de la estrategia utilizada por Orange con sus marcas.

Quizá en un nivel ‘premium’ y para competir de tú a tú frente a Vodafone, Movistar u Orange, por mero reconocimiento de marca, podría utilizarse a Yoigo y añadirle la oferta convergente de la que dispone MÁSMÓVIL –y que será ampliada en los años venideros, con despliegue de fibra hasta 2018- para hacerle un operador global y no dar la espalda a la tendencia existente en el mercado.

En un nivel inferior al anterior, podría encuadrarse a MÁSMÓVIL, compitiendo en un segmento similar a Jazztel, por hacer un símil. O simplemente dejarle como operador móvil, como podría ser Amena, sin producto de internet en casa o teléfono fijo.

Y en un tercer nivel, y dada la idiosincrasia de sus clientes y empresa, utilizar a PepePhone como verso libre y siendo mantenida en un nivel similar al actual.

Sea como fuere, ésta compra de Yoigo por parte de MÁSMÓVIL es, sin duda, un gran paso para la competencia en éste país. Veremos qué tal sale y si el mercado es el beneficiado.