Basta de callarse.

Después de que una estudiante de la Ibero Puebla [ver.] fuera atacada durante la semana pasada, gente de la comunidad universitaria decidió tomar cartas en el asunto y manifestar su inconformidad con la seguridad del Estado de Puebla.

Desde las ocho de la mañana los estudiantes llegaban para organizarse dentro de la universidad, realizaron pancartas donde manifestaban su cansancio ante la continua violencia que se vive dentro del Estado de Puebla. Había un grupo que organizó incluso una lluvia de tweets, los cuales tendrían el siguiente mensaje:

#NoEsNiUnaMenosEsUnVictimarioMas

@TonyGali @inmujeres @Nadia_NavarroA

Pedían el máximo apoyo posible por parte de los asistentes y cuando dieron en punto de las 9:30 todos estuvieron de camino hacia el exterior de las instalaciones, donde permanecieron media hora.

Durante la manifestación hubo dos personajes que noté abrumados. La primera, una señora que dejó el claxon encendido hasta que los alumnos abrieron paso, se notaba molesta aunque ella también es mujer y puede llegar a sufrir el mismo destino que Irlanda Nava o Mara Castilla. La segunda, una chica de más o menos veinte años que llegó a agredirme diciendo que quitara mi palabrería y la dejara pasar. Cuando ni siquiera se detenían por más de dos minutos.

Si bien los estudiantes estaban haciendo algo por el bien común, ¿este tipo de personas no se ven afectadas también? Y muchos otros que solo querían pasar encima de ellos para llegar rápido. No era violento, solo eran personas intentando que su voz sea escuchada.

El rector más tarde los felicitó por su increíble organización y los alentó a defenderse, a luchar por su vida y por supuesto al derecho de vivir en un ambiente seguro. Dijo que ha intentado poner cada vez más seguridad en los alrededores de la universidad y recalcó su preocupación por el miedo que sus estudiantes demuestran.

29433367_331044644083595_764460077963804672_n29498069_331044630750263_4352119910411796480_n