Brancusi, avanzadilla del arte multimedia

Más allá de los óvalos de rasgos minimalistas y de sus columnas sin fin, Constantin Brancusi (Hobita, Rumanía, 1876-París, 1957) fue un artista multimedia. Aunque el término resulte anacrónico eso era lo que hacía el escultor que entendía el arte como un todo en el que tenían cabida la fotografía, las películas, los dibujos y, lo que para él era más importante, la naturaleza.

El Centre Pompidou Málaga inaugurará hoy una muestra con 141 obras de Brancusi, realizadas entre 1909 y 1946, en las que demuestra que era un verdadero ‘performer’. “Componía cuidadosamente sus puestas en escena para que sus obras tuvieran la iluminación que buscaba y pudieran verse desde distintos ángulos y, luego, se colocaba él mismo; como si fuera también parte del conjunto y se autofilmaba”, explicó ayer ante sus obras Julie Jones, adjunta de Conservación del Centre Pompidou de París y comisaria, junto a Philippe-Alain Michaud, de la retrospectiva que podrá verse en la capital andaluza hasta el 24 de junio.

‘Brancusi’, como se titula la muestra para la que el Pompidou parisino ha prestado siete de sus más preciadas esculturas, es un acercamiento al lado más íntimo del creador que se presentaba a sí mismo como un “artista-artesano-obrero”, en palabras de Jones, y que tras medio siglo viviendo en París donó sus obras al Estado francés a condición de que se conservaran juntas. El Pompidou, que recibió el legado formado por unas 2.000 obras –entre ellas 1.600 fotografías y 800 negativos- recreó su estudio junto al museo y allí el arquitecto Renzo Piano reprodujo el espacio en el que trabajaba en el ‘impasse’ Ronsin y que frecuentaban, entre otros, Marcel Duchamp, Modigliani, el poeta dadaista Tristan Tzara, el compositor Erik Satie o la fotógrafa Florence Meyer.

Blog de jajoDesign

Exposición retrospectiva de Constantin Brancusique que inaugura hoy el Centro Pompidou de Málaga. DANIEL PÉREZ (EFE)