Cosificación

Elige una foto en la que sale ‘sexy’;
se le marcan los biceps
y la sonrisa es sugerente.
Escribe un pensamiento ingenioso,
para que no crean que es idiota
o que sólo es un pene con piernas.

“Hola, guapo, pásame una foto íntima”.
“Hola, chico, ¿tienes sitio para quedar?”.

La gente va a lo que va,
lo demás no interesa.
Descubre que su perfil se cotiza
como si fuese una mesa.
Y, al final, lo deja: borra su cuenta.
No puede con la cosificación de su persona.
¿Sabéis? El sexo no es lo único que importa.

KDLevin