El arte de Manuel Veiga

Blog de jajoDesignTodavía estoy emocionado por Siempre a la verita tuya, que el próximo domingo se despide en La Seca barcelonesa, pero aún le queda mucho corazón y mucha vida por delante. Si Manuel Veiga, su autor, no es gitano, merecería serlo, dije una vez. “Mi bisabuelo materno lo era”, me contestó. “Le llamaban el Tío Pichín y fue tratante de ganado. Durante la guerra, tres de sus hijos, entre ellos mi yayo, fueron fusilados el mismo día. No me he criado con los calós ni en su cultura, pero de adolescente, mientras mis amigos escuchaban a Led Zeppelin o Deep Purple, yo ya era devoto de rumbas y coplas, de Gato, del Pescadilla y de Bambino, y me veían raro porque iba a ver a Lola al Parque de Atracciones de Montjuïc”.