El ciberodio: discurso de odio online

En el siguiente audio de Periodista en Formación, programa de Movimiento Contra la Intolerancia, se habla sobre el ‘ciberodio’, sobre el discurso de odio online.

 

El término ‘ciberodio’ se puede utilizar en un sentido amplio, para referirse a todas aquellas conductas que se encuentran motivadas por el odio y realizadas a través de Internet. O sea, que el ciberodio es, básicamente, la difusión del “discurso de odio” en la Red, en Internet.

Un término que a menudo se confunde con el ‘ciberodio’ es el ‘ciberacoso’. El ciberacoso supone el uso de información electrónica y medios de comunicación como correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles, y websites difamatorios para acosar a un individuo o grupo, mediante ataques difamatorios personales, calumnias e injurias; mientras que el ‘ciberodio’ no tiene por qué basarse en el acoso, aunque algunas de sus consecuencias directas puedan ser las mismas.

Para introducirnos en el tema, qué mejor que un poco de contexto histórico sobre el ciberodio. En 1995, se creó el primer portal internacional del neofascismo, llamado ‘STORMFRONT’, que se convirtió en una “referencia internacional” y que creó un hilo continuado por webs como ‘NuevOrden’, en España, y por miles de páginas webs, foros y espacios en la red donde dar cobijo a la intolerancia en todo el mundo.

Y la realidad es que la respuesta a los llamamientos, la conclusión ofrecida, siempre ha sido la misma: “reclamar que los gobiernos deberían investigar y perseguir, en cualquier ámbito, los hechos criminales de odio, discriminación y de violencia basados en prejuicios raciales, étnicos, religiosos o de cualquier otro tipo y utilizar en su totalidad los instrumentos legales, y además deberían establecer o promover programas educativos (destinados a niños y jóvenes) sobre las expresiones motivadas en prejuicios racistas, xenófobos, anti-semitas, o de cualquier otro tipo, que ellos podrían encontrar en Internet; e incluir entre los planes de estudio de las escuelas formación acerca del lenguaje de los medios de comunicación.

En uno de los Apuntes Cívicos de Movimiento Contra la Intolerancia, se recoge que “Las webs y el discurso de la intolerancia se expanden por internet. Es un hecho. Un paseo por los blogs y webs racistas y podremos comprobar cómo organizaciones neonazis y extremistas usan internet para la negación del Holocausto, para distribución de su propaganda y para incitación al delito de odio.

La conexión entre el discurso de la intolerancia y los crímenes de odio es una evidencia y hoy día podemos observar como se ha consolidado un clima preocupante de normalización de “sites” de intolerancia en webs, blogs, foros, chats o en ‘newsgroups’. Las instituciones Europeas nos invitan al compromiso de trabajar contra esta lacra.”

Profundizando en los contenidos, se puede encontrar diversa información y datos tales como queEl CiberOdio crea un clima que normaliza la intolerancia, la violencia y el crimen hacia inmigrantes, sin techo, homosexuales, musulmanes, judíos, gitanos, afro-descendientes y de todo ser humano que no encaje en la perspectiva “aria” y supremacista blanca. Hay dos motivos principales que no justifican pero sí explican el interés que tienen los grupos violentos e intolerantes por Internet:

  • La primera es que “si la población mundial alcanza ya los 7.000 millones de personas, los usuarios que se conectan a internet están próximos a los 2.000 millones.”
  • La segunda, “la impunidad con que se mueve su odio, prácticamente sin limitación legal en muchos países.

Muchos servidores están en los Estados Unidos donde encuentran grandes facilidades legales. Unas comunicaciones electrónicas que incluyen Internet (webs, redes sociales, “web 2.0”, contenidos generados por los usuarios, páginas de contactos, blogs, juegos online, mensajería instantánea y e–mail), así como otras tecnologías basadas en ordenadores y móviles (cómo mensajes de texto y teléfonos móviles).”

Las actividades extremistas buscan conectar con los más jóvenes y, para ello, se centran en las “redes sociales”, dado que su expansión, junto a YouTube, ha posibilitado que la red 2.0 sea un “refugio de la intolerancia”, desde el terrorismo yihadista hasta la violencia neonazi.

Uno de los datos que recoge Movimiento Contra la Intolerancia es que “si el 78% de los internautas españoles está inscrito en alguna red social, en el caso de los jóvenes de 15 a 20 años, la proporción es del 98%, según diversos análisis al respecto.

En Facebook están dados de alta 250 millones de personas de todo el mundo. Esta es una red social con gran cantidad de grupos y páginas de odio insertadas, con denominaciones tipo: “Mata a los negros”, “Odio a las gitanos”, “Contra la invasión inmigrante”, “Rudolf Hess vive”, “Mata gays”, “Hay que legalizar la violación”, “Odio a los maricones, las putas y los policías” y centenares de páginas donde se incita al odio, la discriminación o la violencia hacia colectivos vulnerables.

Los violentos fanáticos del fútbol, conocidos como ultras, también tienen su espacio en este “refugio de intolerancia” que proporciona Internet. En el caso de España, grupos como Ultras Sur (del Real Madrid), Boixos Nois (del Barcelona) o Brigadas Blanquiazules (del Español) tienen páginas en Facebook, y cuentan con sus propias webs en las que publican, en muchos casos, amenazas y mensajes con un claro tinte de violencia.

A través de Internet se pueden distribuir materiales, se puede comercializar la música del odio y prendas de vestir impulsando modas ultras y neonazis… De hecho, en algunas webs incluso tiene lugar la compra-venta de armas de diferentes tipos.


A continuación, puedes ver un vídeo que realizó Proyecto Proxi en el que se explica y se intenta concienciar, de forma dinámica, los peligros a los que conlleva el ciberodio.