El color del dinero

Karina Freites Monaca de 21 años estudió artes plásticas y desde muy joven se adentró  en el mundo del dibujo y la pintura. Según sus propias palabras “Sí, creo que me podría autodenominar ‘ilustradora’”.

FB_IMG_1525223076261

Vivió en Caracas, en donde la situación económica venezolana se ha deteriorado con el pasar del tiempo. Desafortunadamente por la hiperinflación y la crisis, la moneda local, ha dejado de tener el valor que solía tener hace algunos años atrás. Todo ha pasado excesivamente rápido. Seguramente cuando leas esto, ya se devaluó aun más el Bolívar. Actualmente vive en Argentina. 

La Ilustradora a quien desde muy joven también le apasiona la fotografía no deja que la devaluación le quite el valor a sus billetes, puesto que los utiliza como material para sus piezas artísticas.  “Hace años cuando empecé esto, pinté billetes de 2, 5 y 10bs. Recuerdo que para ese entonces era mucho dinero y la gente me hizo críticas negativas muy fuertes. Hoy es todo lo contrario.” nos relata.

FB_IMG_1525223086557.jpg

Hasta ahora el billete de más alta denominación que ha pintado ha sido el de 100 bs (actualmente ese billete no tiene valor correspondiente en US $ cuesta más el papel donde se imprime) . Confiesa que le han regalado  billetes de 100.000bs que le servirán de lienzo para su próximo retrato.

Hasta ahora ha pintado a Francisco de Miranda, Salvador Dalí, Vincent Van Gogh, Darth Vader, C3-PO, Frida Kahlo, la Mona Lisa, El Grito y el último fue Henry D’Arthenay * (Vocalista de la agrupación venezolana La Vida Boheme, actualmente Radicados en México).

¿Quisieras pintar a alguien en particular?

“Sí, justo ahora tengo demasiados en mente. Pero creo que será Simón Díaz. Estoy concretando la idea para plasmarla”. -Estaremos pendientes- agradecemos la primicia. Su ilustración favorita hasta ahora es Salvador Dalí. 

FB_IMG_1525223089833

Depende de la complejidad y nivel de detalle puede tardar hasta una semana en hacer una de sus ilustraciones, en cuanto a los materiales no gasta demasiado, ya que el formato no es de gran tamaño, aunque debe cubrir con varias capas de pintura cada billete para así eliminar su relieve. 

Pintar es un proceso totalmente reflexivo. Cada billete está pensado en concepto y diseño por lo menos con una semana de anticipación. Igualmente, de una u otra forma también es una manera de ‘drenar’, es una vía de protesta gráfica, que puede generar ingresos puesto que existe la posibilidad de pintar algún billete por “El único que he regalado hasta ahora es el de Henry, que se lo regalé a él mismo.”

31369774_10215450875161686_3135150225694392320_o

Para tener un registro fotográfico de sus pinturas, utiliza la cámara de su teléfono celular o a veces, (para no perder detalle) usa su cámara réflex. La idea de este trabajo es  demostrar que aunque los billetes en sí no valgan nada, monetariamente hablando. Intenta ‘revalorizar’ la moneda de una u otra forma, es una muestra más de que el arte es un canal efectivo de protesta. Más en una región como América Latina,  en donde existe una estética particular los colores, las sensaciones, las creencias, tradiciones, las diferentes culturas, están todas juntas, en un mismo continente, el dinero no deja de ser un elemento de vital importancia para la sociedad latinoamericana.

Captura de pantalla 2018-05-01 a la(s) 6.17.19 p. m.

 

ParaVer+ de Karina