El oscuro arte de la publicidad política en internet ya funciona tan bien que hay motivos para alarmarse

Las campañas digitales han evolucionado desde los banners de hace 20 años a que Cambridge Analytica