Generación perdida

Nos tratan como lo que somos. Herederos cautivos. Nuestros nombres no importan. Por biografía el sil