Internet, la web 2.0 y su impacto sociocomunicacional

A 29 años de la creación de la World Wide Web, su fundador, Tim Berners Lee asegura que hay aspectos de la web que necesitan ser revisados y reparados, para que una mayor cantidad de personas tengan acceso a una web “que valga la pena”. Berners además, en su saludo en conmemoración del 29 aniversario de la web, reconoce que estos aspectos significan una amenaza para el correcto funcionamiento de la red.

En sus inicios, la web se construyó “a partir de una arquitectura informática abierta y de libre acceso”, con el fin de crear una plataforma que permite mayor accesibilidad a información y comunicación. 9 años antes de declarar que la web estaba bajo amenaza, Berners planteó en 2009 “reformular la forma en que usamos la información” y más allá de eso, la manera en juntos construimos la web. En esa misma instancia les pidió a las personas que pusieran sus datos en la web, basándose en la idea de que a partir de estos datos se pueden lograr grandes cosas. Con esto se logró por ejemplo desarrollar un mapa en tiempo real de haití que muestra edificios en mal estado, campos de refugiados o caminos bloqueados, información que puede ser utilizada en beneficio de la comunidad y elaborada por la misma.

Lo anterior da cuenta del carácter colaborativo de la web, todos podemos ser consumidores, pero ahora también podemos ser generadores de contenido. Por ejemplo, los costos que tiene compartir las experiencias que tuvimos en un hotel en un sitio web dedicado a viajes, se compensan con creces a través del acceso a miles de otros datos compartidos por otras personas. En este sentido, la web si cumple con una de las promesas iniciales de ser una red que funcione en beneficio de las personas. Sin embargo, este es uno de los aspectos que Berners considera amenazado.

680361628.jpg

Retomando el manifiesto correspondiente al aniversario de la web, Berners distingue 3 principales amenazas de la web 2.0; la desinformación, la propaganda política y la vulnerabilidad de los datos.

En lo que respecta al primer punto, la desinformación, es importante destacar que desde los inicios de la web ha existido una brecha digital en cuanto al acceso a internet, mucho se ha hablado de los beneficios que la web ha traído a nuestras vidas, sin embargo estos no están disponibles para aproximadamente la mitad de la población mundial. El hecho de que más o menos el 50% de la población tenga acceso a internet puede parecer un gran logro, considerando que esa otra mitad desconectada aún no posee derechos básicos como lo son el agua. El acceso y reducir esta brecha sigue siendo uno de los más grandes desafíos.

MKGRA265 Facebook - Full page Infographic AW Feb 2016 V1 US

En un intento por contribuir al desarrollo de políticas públicas que fomenten una mayor accesibilidad, las Naciones Unidas declararon en 2016 que internet pasaría a constituir un derecho humano, no obstante, existen obstáculos que impiden que la conectividad de esta otra mitad del mundo. Ejemplos de esto es la poca disponibilidad en cuanto a infraestructura con la que cuentan algunos países para el acceso, los costos, barreras idiomáticas, entre otros, que se pueden revisar en informes como “El estado de la conectividad”.

Para avanzar en términos del acceso a internet es necesario un trabajo en conjunto con los gobiernos de cada país y entidades de reúnan datos respecto a la conectividad global, a partir de estos estudios que den cuenta de la distribución de las comunidades, se pueden elaborar proyectos de desarrollo y políticas públicas para la expansión de la red mucho más efectivas. A fin de cuentas, esta red de redes se ha construido de manera colaborativa y es tarea de todas las partes involucradas en ella su correcto funcionamiento.

La importancia de hacer que la web sea accesible en más lugares del mundo es el principio en el cual Berners fundó la web, y es hacer que esta funcione en beneficio de la comunidad como lo mencionado anteriormente con los datos entrelazados. Para que esto sea posible es de suma relevancia evitar que se “privilegie el consumo sobre la exploración, las compras sobre el aprendizaje y la distracción sobre lo inquietante”. En lugar de eso es necesario ver la web como una herramienta de apoyo desde la cual las personas pueden resolver ciertos problemas, donde sea posible tener acceso a información sin ser dirigidos a sitios web que estén pagando por un espacio. En este sentido, concuerdo totalmente con lo que propone el padre de la web al declarar que las empresas que funcionan a través de internet, “han sido creadas para maximizar sus beneficios económicos en lugar de maximizar el bien social” y eso es algo que tiene que cambiar.

Por otro lado, y respecto a otras de las amenazas que observa Berners, nuestros datos están siendo utilizados en beneficio de actores externos, no en beneficio de sus usuarios. El conflicto de Facebook y Cambridge Analytica es un ejemplo de esto.

1521561022266.jpg

No obstante tenemos que tener presente que somos nosotros, quienes voluntariamente, proporcionamos estos datos a plataformas como Facebook. A raíz de este escándalo, millones de usuarios han expresado su descontento, y es que no debe ser agradable enterarse que tus datos (fotos o páginas a las que les diste like, los nombres de tus amigos, el lugar donde vives, donde estudias, entre otros) están siendo utilizados para manejar y dirigir campañas políticas de personas que pagan por esta información. Este descontento expresa claramente que las reglas de esta plataforma (y probablemente ocurre lo mismo con otras) no están del todo claras. Esta es responsabilidad en parte nuestra, porque dudo que al crearnos un perfil de Facebook o Instagram hayamos leído detenidamente los términos y condiciones de estas redes sociales, y esta debilidad es la que nos hace en parte responsables de ello. Nos hace falta entonces ser usuarios responsables de la web.

Por otro lado, una de las promesas de internet era la democratización. Si bien es cierto que hay países en los que el contenido está siendo constantemente revisado y filtrado según conflictos de valor, creencias e intereses, es posible acceder a mayores fuentes de conocimiento. Esto aplica de igual manera para los medios de comunicación, donde internet se supone jugaría un rol importante en cuanto a la creación de mayores espacios de difusión, que permitirían la creación de medios alternativos.

Es cierto que los espacios están, que el carácter colaborativo de la web ha constituido en ello, sin embargo, esto trae consigo por ejemplo las fake news, que en lugar de constituir al bienestar de los usuarios provoca una desinformación en las comunidades. A partir de esto, y James Curran lo menciona en Misunderstanding the internet actualmente y a pesar de una mayor pluralidad de voces en los medios de comunicación, aquellos tradicionales siguen atrayendo en mayor cantidad la atención de las personas. La misma confianza que ha hecho posible construir una red de datos a partir de la información proporcionada por las personas, esa confianza excesiva en lo que nos dice internet, ha beneficiado nuevamente a los medios tradicionales y ha ayudado a mantener su hegemonía.

La web en sus inicios traía muchas promesas; transformar la economía del mundo beneficiando a los más pequeños, la refundación del periodismo privilegiando la pluralidad de voces, promover la comprensión global y un sentido de paz y unidad, y la democracia, no obstante , no todas ellas se han cumplido. Aun los pequeños empresarios tienen que luchar en contra de grandes corporaciones con mayores recursos, lo que les permite seguir liderando en el mercado. Respecto a la refundación del periodismo, los medios tradicionales han mantenido su posición dominante off line y on line. La comprensión y unión global no se ha concretado debido a múltiples factores; no todos tienen acceso a internet, el mundo está dividido por los distintos lenguajes, también se divide por conflictos de valores y creencias, y existen gobiernos autoritarios que atentan contra la democratización de la información controlando sus contenidos y flujos.

Todos estos son aspectos que Berners Lee pasó por alto en su manifiesto a 29 años de la web. Pero de igual manera terminar con la brecha digital buscando el beneficio de la sociedad, en lugar de beneficios netamente económicos, sería posible una red realmente constructiva y útil para la humanidad.