Jóvenes y tecnología, una relación peligrosa

Su presidente, el sacerdote Jorge Hernández Duarte, nos guía por las instalaciones con la ilusión de alguien que parece empezar en la compleja labor de hacerle la vida más fácil a miles de personas que allí se acercan, en busca de un hogar que han convertido en propio, algo de lo que se enorgullece Jorge, que fundó Yrichen en 1989, para tratar de aliviar el dolor de los adictos y sus familiares, en una época donde la heroína arruinó multitud de vidas.

Hoy, casi treinta años después, las adicciones han sufrido una evolución, algunas de ellas propiciadas por la llegada de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Carlos Navarro, el director de Yrichen, admite que la sociedad actual se está encontrando con una nueva amenaza, que cada año es más realidad que un peligro futuro. Navarro hace especial hincapié en las apuestas online y en los videojuegos, catalogadas ya como nuevas adicciones, de las que afirma que llegan «con una fuerza tremenda, que pueden ser un fenómeno equiparable a la potencia con la que llegó la heroína en los años ochenta».
Blog de jajoDesign