La brecha digital entre el Norte y el Sur, agudiza la falta de equidad y justicia social, afirmó representante cubana

NUEVA YORK, 3 de mayo de 2018.- Durante su intervención en el debate general del 40 Período de Sesiones del Comité de Información de las Naciones Unidas, la Representante Permanente de Cuba ante la organización, Embajadora Anayansi Rodríguez Camejo, declaró que aunque el uso y acceso a internet y a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones es un tema de singular importancia en la actualidad, es una lamentable realidad que millones de personas en el planeta siguen excluidas de sus beneficios. Agregó que  el desigual acceso a estas tecnologías acrecienta la brecha digital entre los países desarrollados del Norte y los países subdesarrollados del Sur, agudizando la falta de equidad y justicia social.

Al mismo tiempo, la diplomática cubana reflexionó sobre cómo es irrisorio pensar que las 842 millones de personas que pasan hambre y  las 1 200 millones que padecen extrema pobreza en todo el mundo, puedan acceder a las nuevas tecnologías y poseer algún grado de alfabetización digital. Continuó explicando cómo el acceso a internet está vetado para los más de 780 millones de adultos y 100 millones de jóvenes, analfabetos que existen en el mundo.

Rodríguez Camejo llamó al Comité de Información a llevar a la práctica acciones que permitan una apropiación más social de las tecnologías de la información, que disminuyan  las brechas tecnológicas y las brechas sociales. Reconoció que la ONU tienen un papel fundamental que desempeñar en este sentido, mediante la promoción de noticias objetivas, reales e imparciales, no solo a través de las nuevas tecnologías de la comunicación, sino con el uso de medios tradicionales, como la radio, esencial para llevar el conocimiento a personas pobres y analfabetas carentes de otras formas de comunicación.

Sobre la labor del Comité de Información, del Departamento de Comunicaciones e Información Pública (DPI) y de los Centros de Información, consideró que la misma es fundamental para la divulgación del trabajo de las Naciones Unidas, así como para promover la transparencia y la rendición de cuentas de la Organización. También se refirió a la defensa del multilingüismo y la paridad en el tratamiento de los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas; y a la importancia de que la promoción de la erradicación del colonialismo y otras formas de ocupación extranjera y el apoyo a la causa Palestina, permanezcan como tareas prioritarias en la labor del DPI.

Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas)

Información relacionada :

Declaración de Anayansi Rodriguez Camejo, Embajadora, Representante Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas en el debate general del 40 Período de Sesiones del Comité de Información.
Nueva York, 2 de mayo de 2018.

Sr. Presidente:

Le reiteramos nuestra felicitación por su designación para conducir los trabajos del Comité, lo que hacemos extensivo a los restantes miembros de la Mesa. Les deseamos éxitos en el ejercicio de sus responsabilidades y les garantizamos nuestra cooperación.

Nuestra delegación se adhiere a las declaraciones de Egipto, en nombre del Grupo de los 77 y China, El Salvador, en nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y Paraguay en nombre del Grupo de Países Amigos del Español.

Aprovechamos para expresar nuestro reconocimiento a la Sra. Alison Smale, Secretaria General Adjunta, por su designación al frente del Departamento de Comunicaciones Globales y le deseamos una labor fructífera. Le agradecemos su intervención acerca de las actividades realizadas por el Departamento de Información Pública y sobre la aplicación de las resoluciones 72/90 A y B, adoptadas por la Asamblea General el pasado año.

La labor del Comité de Información, del Departamento de Comunicaciones e Información Pública y de los Centros de Información, es fundamental para la divulgación del trabajo de las Naciones Unidas, y para promover la transparencia y la rendición de cuentas de la Organización. Reconocemos que se han  logrado avances en diferentes sectores a cargo del DPI, aun cuando queda mucho camino por recorrer.

Sr. Presidente:

El uso y acceso a internet y a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones es un tema de singular importancia en la actualidad. Algunos se refieren a la alfabetización digital como los conocimientos básicos que deben tener los ciudadanos del siglo XXI, se realizan cálculos de que cerca de la mitad de la población mundial hoy es usuaria de internet y que 2.700 millones usan las redes sociales.

Sin embargo, es una lamentable realidad que millones de personas en el planeta siguen excluidas de los amplios recursos disponibles en Internet. El desigual acceso a estas tecnologías acrecienta la brecha digital entre los países desarrollados del Norte y los países subdesarrollados del Sur. La ya aguda falta de equidad y justicia social se incrementa por esta vía.

Según un informe elaborado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, 842 millones de personas pasan hambre y 1.200 millones de personas están en extrema pobreza en todo el mundo. Irrisorio pensar que esos millones de personas puedan siquiera pensar en acceder a las  nuevas tecnologías.

Por otro lado, según la UNESCO, en el mundo 774 millones de personas son analfabetas  y si la tendencia se mantiene, en el 2020 esa cifra se incrementará a 780 millones de adultos y 100 millones de jóvenes. Resulta obvio que para estos millones de seres humanos la oportunidad del acceso a Internet está vetada.

La comunidad internacional debe enfrentar los flagelos del hambre, la pobreza, la desigualdad, la inequidad, la falta de oportunidades con mayor efectividad y determinación. Dentro de su mandato, este Comité debe llevar a la práctica acciones que permitan una apropiación más social de las tecnologías de la información, que disminuyan  las brechas tecnológicas y las brechas sociales.

Las Naciones Unidas tienen un papel fundamental que desempeñar en este sentido, mediante la promoción de noticias objetivas, reales e imparciales. La alfabetización digital y las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones son útiles e importantes, pero no nos pueden hacer olvidar ni desechar el uso de los medios de comunicación tradicionales, especialmente la radio, entre los miles de pobres y analfabetos carentes de otras formas de información.

Sr. Presidente:

La defensa del multilingüismo y la paridad en el tratamiento de los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas, constituye una tarea crucial en el diseño e implementación de las acciones de divulgación e información de la ONU.

Al respecto, expresamos preocupación porque la publicación de los comunicados de prensa diarios aún no se realiza en todos los  idiomas oficiales de la Organización. Las resoluciones sobre “Las cuestiones relativas a la información” adoptadas en el 69 período de sesiones de la  AGNU han solicitado de manera reiterada al DPI, como cuestión de prioridad, diseñar una estrategia para que dichos comunicados sean traducidos en los seis idiomas oficiales.

En relación  con  la transmisión en vivo de las sesiones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad, el Departamento de Información Pública  debe continuar haciendo sus esfuerzos  para transmitir dichas sesiones a través de la página web de las Naciones Unidas en los seis idiomas oficiales, en adición al idioma del orador.

Sr. Presidente:

A más de 50 años de la adopción por la Asamblea General de la resolución 1514 (XV) que dio vida a la Declaración sobre la Concesión de la Independencia a los Países y Pueblos Coloniales y a 50 años de la ocupación de las tierras palestinas; la promoción de la erradicación del colonialismo y otras formas de ocupación extranjera, y el apoyo a la causa Palestina, deben permanecer como tareas prioritarias en la labor del DPI, como ha sido mandatado por un número importante de resoluciones. Esa prioridad se ratifica y adquiere aún más relevancia, a la luz de las circunstancias actuales.

Sr. Presidente:

El uso de tecnologías para la información y las comunicaciones deben ser compatibles con los propósitos y principios de la Carta  de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, en particular con el respeto a la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Reiteramos el enérgico rechazo al uso de dichas tecnologías en violación del Derecho Internacional.

Compartimos plenamente lo mencionado en la declaración  formulada a nombre de la CELAC, al expresar preocupación por las violaciones de las frecuencias del espacio  radioelectrónico y reiterar la necesidad de usar esas frecuencias en interés público y acorde con los principios del Derecho Internacional y la Carta de las Naciones Unidas.

Deseo una vez más dejar constancia ante este Comité de nuestro total rechazo y condena a la permanente agresión radial y televisiva del Gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, que contraviene los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y varias disposiciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Mediante transmisiones radiales y televisivas ilegales, se ha estado agrediendo de modo permanente desde el exterior el espacio radioeléctrico cubano, difundiendo programaciones especialmente diseñadas para incitar al derrocamiento del orden constitucional establecido por el pueblo cubano. Como promedio, durante el 2017 se transmitieron de manera ilegal contra Cuba 1631 horas semanales, a través de 19 frecuencias desde el territorio de los Estados Unidos.

Cuba espera que se ponga fin a esas agresiones y que se levante asimismo el bloqueo económico, comercial y financiero que ha causado serios daños al pueblo cubano, con efectos nocivos en el área de la información y las comunicaciones, entre otras esferas de la sociedad cubana.

En enero de 2014, en ocasión  de la Segunda Cumbre de la CELAC celebrada en La Habana, se proclamó la región de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, entre otros objetivos, para fomentar las relaciones de amistad y de cooperación entre sí y con otras naciones, independientemente de las diferencias existentes entre sus sistemas políticos, económicos y sociales o sus niveles de desarrollo; practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos. Cesar esas agresiones ilegales sería dejar de atentar contra la voluntad de que nuestra región sea una Zona de Paz.
Señor Presidente:

Aguardamos las propuestas concretas del Secretario General para reformar el Departamento de Información Pública, futuro Departamento de Comunicaciones Globales.

Sería recomendable que una vez culminado el trabajo de evaluación interna y antes de implementar modificaciones sustantivas, se celebraran consultas con los Estados Miembros acerca de las propuestas concretas de reforma del Departamento, con el objetivo de poder expresar nuestros puntos de vista, teniendo en cuenta el impacto que tendrán las mismas en el trabajo de la Organización en esta esfera.

En el mismo sentido, consideramos que  el Comité de Información, como el principal órgano subsidiario encargado de hacer recomendaciones sobre la labor del Departamento, debe tener un rol en el proceso de reforma. Dicha reforma deberá tener en cuenta los mandatos establecidos por los Estados Miembros en las resoluciones que cada año adopta la Asamblea General sobre la base de las recomendaciones del Comité.

Para concluir, reafirmamos una vez más el papel que debe jugar el Comité de Información en la promoción del establecimiento de un nuevo orden mundial de la información y las comunicaciones, más justo y equitativo, destinado a fortalecer la paz y la comprensión internacional, como se consagra en sus documentos fundacionales. Estamos comprometidos con esos objetivos y dispuestos a colaborar con todos los Estados,  para hacerlos realidad.

Muchas gracias.