La cuarta revolución industrial

La era de internet ha empujado con fuerza, también en nuestros empleos. Parece que lo tenemos todo y cuando nos hablan de avance ni nos imaginamos hasta que punto se puede avanzar más. La realidad, lo que hemos visto, solo es una pequeña muestra de lo que veremos. Las empresas nos preparan con pequeños mensajes y nos avisan de una cuarta revolución industrial pero, ¿qué significa esto?2

La era de los robots y la inteligencia artificial cambiarán nuestro panorama profesional. Resulta complicado imaginar que un robo nos atienda cuando vamos a hacer la compra o que los teleoperadores ya no sean personas, pero, según las predicciones, así será.

La revolución no disminuirá el empleo sino que modificará sus bases y tendremos que ser nosotros los que nos adaptemos al nuevo panorama. La tecnología se servirá para aumentar la producción y reducir costes y tiempo. Esto supondría que los puestos de trabajo con tareas automatizadas y más fácilmente reemplazables serían sustituidos por máquinas. La OCDE (Organización para Cooperación y el Desarrollo Económico) estima que un 12% de los puestos de trabajo actuales están en riesgo.

Esto no implicaría una pérdida de puestos de trabajo sino una recolocación en el mercado laboral y la necesidad de una preparación nueva para la era que se estima nos sobrepasará en 2030.

Estos avances necesitan una inversión en planes de formación continuos y a largo plazo para poder hacer frente a los nuevos empleos que estarán totalmente digitalizados. Serán la ocupaciones avanzadas (físicos, ingenieros, tareas con un componente e importante factor humano…) las tengan un mayor potencial de crecimiento en estas era y las que presentan un mayor grado de complementariedad con la robotización.

El primer gran paso que nos permite contemplar este inicio de era como algo real ha sido la invención de la primera robot ciudadana del mundo “Sophia”. Fue creada en 2016 por David Hanson. Esta robot es capaz de mantener conversaciones, ampliar su conocimiento y tiene un repertorio facial de 60 expresiones. Un invento que nos acerca al futuro, aunque sea difícil imaginarlo.

‘Sophia’ nos acerca a una realidad futura, un panorama al que muchos temen. Como en todos los grandes cambios la adaptación es fundamental para poder subirse al barco de la nueva era de la inteligencia artificial. Los robots pondrán sustituirnos en casi todo pero la humanidad siempre sera nuestra, para los de carne y hueso, ya que una máquina podrá parecer que siente pero nunca tendrá sentimientos.