La gente que ya está empezando a modificar su propio genoma

Quizás el símbolo más elocuente del estado de la biotecnología es Aaron Traywick, el CEO de 28 años