La publicidad geolocalizada es la última amenaza a una privacidad casi imposible de proteger

Es difícil esconderse en la era del móvil. Nuestros smartphones nos delatan, y entre los muchos dato