Más conectados, menos felices

No me sorprenden las conclusiones de la investigación de Jean Twenge, profesora de Psicología en la