Metaverso, una experiencia inmersiva y multisensorial

La industria tecnológica anuncia una nueva forma de vivir en la red, una propuesta osada para dejar atrás las redes sociales convencionales y dar un paso más allá a la realidad virtual interactiva.

“Metaverso”, así se llama este nuevo mundo virtual donde se podrá ingresar e interactuar con otras personas, ya sea para relacionarse, jugar, trabajar, estudiar o incluso comerciar.

La palabra “metaverso” nace de la unión entre “meta” (prefijo que significa “más allá”) y “universo”. En síntesis, un universo más allá, que trasciende la frontera de lo real, convirtiéndose en la “nueva realidad”.

Uno  de los impulsores es Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, quien acaba de anunciar el deseo de transformar el catálogo de productos de su empresa (redes sociales, realidad virtual y demás opciones para creadores y desarrolladores), en un nuevo mundo virtual “hipermegarrealista”.

“Nuestro objetivo general en todas estas iniciativas es ayudar a dar vida al metaverso”, refirió el líder informático, para quien en los próximos cinco años estará lista esta plataforma que se visualiza como una nueva frontera del mundo digital.

A este universo virtual se accedería con un visor de VR (realidad virtual) y con un avatar en 3D, y conectaría todo tipo de entornos digitales.

A diferencia de la realidad virtual actual, que se utiliza principalmente para los videojuegos, el metaverso se usaría para todo tipo de actividades: trabajo, juegos, conciertos, cine o para pasar el rato.

La idea de fondo es trascender de lo híbrido (mezcla entre lo físico y virtual), a escenarios mucho más interactivos en los que la presencialidad se pueda desarrollar, incluso sentir, dentro de la virtualidad.

“Puedes pensar en el metaverso como una Internet incorporada, donde en lugar de solo ver contenido, estás en él. Y te sientes presente con otras personas como si estuvieras en otros lugares, teniendo diferentes experiencias que no necesariamente podrías tener en una aplicación 2D o página web, como bailar, por ejemplo, o diferentes tipos de ejercicios”, explicó Zuckerberg durante una entrevista con The Verge.

En otras palabras, aunque el mundo de hoy se mueve en Internet, la intención es poder naturalizar esa unión. Lo que se busca es que las personas no vean a la red como una herramienta de la vida real sino que directamente vivan en ella.

Los juegos multijugador en línea comparten mundos interactivos desde hace décadas. No son propiamente metaverso, pero se le parecen mucho. El propósito ahora es que toda interacción social humana sea mediada digitalmente.

Obviamente que estos mundos digitales más avanzados necesitarán una conectividad mejor, más consistente y más móvil, algo que podría resolverse con el lanzamiento del 5G. Y esto anticipa que sólo una parte de la sociedad global, la que viva en países desarrollados, podrá incorporarse a esta experiencia.

La evolución del metaverso se librará entre los gigantes tecnológicos durante la próxima década y ya despierta todo tipo de comentarios. Los que celebran la evolución dicen sentirse encantados de recibir este universo paralelo en el que se podrán multiplicar las posibilidades de interacción entre los humanos y las máquinas.

Pero otros se preguntan, ¿qué será de la vida misma tras la llegada de este mundo virtual paralelo? Hay quienes se imaginan que detrás del metaverso se erige “Ciberleviatán”, un fenómeno potencialmente totalitario de control y dominio por parte de una minoría tecnocrática sobre el resto de la humanidad.

© El Día de Gualeguaychú