Mundo virtual.

Cada vez me asombra más, este mundo virtual.

Donde todos tus sueños, se pueden hacer realidad.

La necesidad del ser humano a querer creer, que todo lo que lee, es verdad.

La ignorancia de otros al pensar, que todo se puede manipular.

Muchos no quieren o no se atreven a cuestionar, por el miedo quizás, de toparse de cara con la realidad.

No sé si nos hace más inteligentes, o los que se creen más inteligentes, se piensan que el resto ya perdimos la capacidad de pensar.

Que triste la soledad que te lleva, como verdugo, a dejarte engañar.

Que pena de inteligencia virtual, desperdiciada por el más puro instinto animal.

Yo, por mi parte, le seguiré la corriente, a ver hasta donde es capaz de llegar.

Ya vengo de vuelta y he aprendido a jugar.