Nueva y prometedora tecnología para las baterías de zinc

Blog de jajoDesignLa primera pila eléctrica del mundo, creada por Alessandro Volta hace más de 200 años, utilizó zinc como ánodo. A partir de entonces, se comercializaron muchas baterías basadas en el zinc, algunas de las cuales todavía están en el mercado. Estas baterías solían proporcionar energía segura y fiable, aunque con una densidad de energía moderada, para satisfacer las necesidades cotidianas, pero su presencia en nuestras vidas se ha reducido notablemente desde la aparición de las baterías de iones de litio hace tres décadas. Aparte de la densidad de energía, una razón principal para el papel cada vez menor de las baterías de zinc es la escasa reversibilidad de la química del zinc en electrolitos acuosos. Las baterías no recargables acabaron creando una cantidad notable de desechos, imponiendo una grave carga medioambiental sobre las sociedades industrializadas.