Odisea telefónica

Llevo desde las 10 de la mañana (son ahora mismo más de las 12) intentando solucionar un tema de contratación de fibra óptica. Y estoy hasta el mismísimo porque me lo tendrían que haber solucionado hace una semana.
No me puedo creer que sean tan incompetentes, y más aún cuando se trata de una nueva contratación.
No quiero ni imaginarme la que me espera cuando me vaya a dar de baja de mi proveedor actual.
Y todo por teléfono, claro, con lo poco que soporto hablar por teléfono.
Todo esto es parte de las desventajas de vivir en un pueblo, que no tienes acceso a tarifas baratas en absolutamente nada. Te jodes y pagas las barbaridades que te pidan o te quedas incomunicado. Así que la única opción que nos queda es ir saltando de compañía en compañía para pillar ofertas. Y no es nada fácil, cómodo ni agradable.
Veremos a ver si la semana que viene no tengo que volver a empezar de cero.