¿Por qué no debemos olvidarnos del Marketing de guerrilla?

El marketing de guerrilla, el ambient marketing o el street marketing han sido estrategias muy socorridas tradicionalmente por las marcas para crear buzz y entrar en la conversación de los consumidores. Además, los efectos podían ser bastante inmediatos, ya que el consumidor estaba viendo en directo el mensaje que se le estaba sirviendo. De hecho, este tipo de estrategias son una suerte de elemento destacado para lograr que los consumidores acudiesen a espacios concretos. Si abres una nueva tienda, una acción como esta puede redirigir el tráfico. Esa parecía una de las conclusiones claras.

A pesar del auge actual por los medios y entornos digitales, el marketing de guerrilla sigue funcionando y lo hace a pesar de que nos movemos en un entorno cada vez más sofisticado y cada vez más lleno de información. Estas acciones siguen rompiendo con la rutina, siguen sorprendiendo al consumidor y siguen llamando la atención frente a la publicidad tradicional. La marca que pone un tobogán para llegar más rápido al andén de la estación de metro (Milka lo hizo hace unos años en Madrid) o la que convierte un paso de cebra en unas patatas fritas (lo hizo McDonald’s jugando con su empaquetado) está haciendo algo diferente y llamativo.Blog de jajoDesign