Posverdad, El Mercurio y los jardines JUNJI

Hoy El Mercurio, en su sección El Polígrafo del cuerpo de Reportajes, comprobó la verdad detrás de algunas “noticias falsas” que estarían circulando en la red. Una de ellas era el caso del video de la madre que acusaba que los jardines infantiles de JUNJI privilegiaban a los hijos de inmigrantes, discriminando a su hija por ser chilena. Irónicamente, El Mercurio cae en varias medias verdades al tratar de desmentir este caso.

Sin título

El Mercurio, 18 de marzo de 2018, p. D11

Por un lado, se afirma que “todos los niños tienen igualdad de condiciones a la hora de postular al sistema preescolar”. A continuación, se dice “Existen siete criterios de vulnerabilidad, y ser hijo de migrantes irregulares o refugiados es tan solo uno de ellos“. O sea, explícitamente se reconoce que, aunque no es el único factor en consideración, los hijos de inmigrantes tienen una ventaja en los criterios de selección respecto a los nacionales. Tomando esto en cuenta, afirmar que lo del video es derechamente falso es completamente inconsistente. Al menos podrían haberlo dejado en “casi falso”, usando la graduación usual de la sección.

Más aún, en la edición del día anterior del mismo diario se afirmaba que “Protocolos para asignar las vacantes otorgan ingreso automático a casos como los de hijos de padres en situación migratoria irregular. ¿En qué quedamos?

Por otra parte, la Junji utiliza la estadística nacional de hijos de inmigrantes dentro de sus jardines, que es el 1,1%, para refutar lo afirmado. Esta cifra no desmiente absolutamente nada, pues los inmigrantes no se distribuyen de forma homogénea dentro del país (es esperable que en ciertas zonas del Gran Santiago encontremos más hijos de migrantes que en los jardines de Alhué o Contulmo), y que lo que importaría en este caso sería el dato dentro de la comuna de Santiago, que es la zona donde viviría la madre del video.

De esta manera, si bien con la información que manejo no puedo afirmar que lo que la mujer dice es cierto, definitivamente el trabajo periodístico de El Mercurio y las declaraciones del alcalde de Santiago y de la Junji son absolutamente insuficientes para desmentirlo.