¿Qué pasa con la RGPD y los blogs pequeños?

RGPD

Hasta hace un par de semanas jamás había oído hablar de la RGPD, o lo que es lo mismo, Reglamento General de Protección de Datos que entra en vigor el próximo 25 de Mayo.

Desde entonces me puse a buscar información como una loca para saber qué tenía que hacer para poder adaptar mi blog a la normativa europea. Porque, por si no lo sabes, si un blog o página web no cumplen con esta normativa las sanciones pueden ser bastante altas. Se habla de cantidades entre 600€ hasta 10 millones de euros.

¿Qué es esta ley?

Es una ley de la Unión Europea de cumplimiento obligatorio y que está creada con el fin de proteger los datos personales que circulan por internet, para que cualquier ciudadano tenga plena autonomía sobre ellos, para obligar a las empresas y a las páginas webs, blogs … a instaurar sistemas más fiables para el control de los datos de los usuarios.

Esta ley protege el derecho al olvido, de manera que los ciudadanos puedan exigir que sus datos sean borrados total o parcialmente de una web. Permitirá que los ciudadanos tengan acceso para rectificar o cancelar sus datos por vía electrónica. Limitar la conservación de los datos y forzar a que pasado un cierto periodo de tiempo éstos sean eliminados y un largo etcétera.

Esta ley engloba muchas cosas más pero esto es más o menos de lo que se trata.

¿Qué pasa con los blogs pequeños?

Como decía, llevo unas semanas buscando información para saber exactamente qué es lo que tengo que hacer para adaptar mi blog y que cumpla con la legalidad. Y he aquí el problema.

Hay cientos de artículos en internet hablando de esta ley pero no encuentro ninguno que hable claro y diga qué hay que hacer paso a paso. Todos están llenos de palabrería técnica y terminología legal pero ninguno me aclara las dudas.

Todo parece estar enfocado a webs y blogs de empresas pero las que tenemos blogs pequeños y nos dedicamos a esto por amor al arte estamos muy desorientadas. Lo he hablado con varias compañeras y estamos todas lo mismo. No sabemos exactamente qué tenemos que hacer ni tampoco hemos encontrado a nadie que nos resuelva todas las dudas que tenemos.

Todo el mundo escribe mucho acerca de esta ley pero nadie habla nada concreto ni dicen nada claro, y más tarde o más temprano, todos terminan enlazando con LexBlogger para comprar una app que cuesta 120€ y que sigue sin resolver nuestras dudas.

El silencio

silencio cremallera

Tanto mis compañeras como yo hemos caído en un detalle, y es el mutismo que hay en torno a esta ley. Nadie habla claro, nadie parece tener dudas, nadie plantea nada por las redes sociales. Es como si todo el mundo supiera qué hacer menos nosotras. Hablo siempre refiriéndome al contexto de las bloggers de belleza, que es donde yo me muevo.

No puede ser posible que podamos encontrar tutoriales e información de cualquier tipo en la red, hasta tutoriales paso a paso de cómo fabricar una bomba, y que no haya ni un solo artículo que hable en cristiano. Una de dos, o todo el mundo sabe muy bien cómo hacer las cosas o están igual de perdidos que nosotras y se callan.

Hay mucha gente que sólo tiene conocimientos informáticos a nivel de usuario. Algunas no tenemos ni idea sobre lenguage HTML, ni sobre programación web, ni sobre tecnicismos de ningún tipo, y mucho menos tenemos conocimientos legales para entender los textos de esta ley que nos suenan a arameo. Todos los posts que supuestamente dan indicaciones están escritos dando por sentado que todo el mundo es un experto en blogging, en programación web, en informática y todo eso. Y no es así.

Muchas de nosotras nos dedicamos al blogging por pura afición, simplemente porque nos gusta escribir y punto. Hay mucha gente que no tiene blogs monetizados, ni newsletters, ni listas de mailing, ni tiene instalados Adsense, ni Metricool ni gaitas. Por lo que no recopilamos ningún tipo de datos. Y es ahí donde empiezan a asaltarnos las dudas.

Parece ser que por el mero hecho de aceptar comentarios ya hay que adaptar el blog porque a través de éstos se recopila información personal como email o url. Pero ¿qué ocurre si un blog te permite comentar de forma anónima?. Es decir, sin tener que poner ni tu nombre, ni tu email, ni tu web. Ahí no estamos recabando ningunos datos. ¿Qué hacemos? ¿Desactivamos la opción de comentar en las entradas y le quitamos toda la vidilla a los blogs?

En mi caso, yo trabajo con una plataforma gratutita de WordPress. Es tan básica que ni tengo dominio propio ni tampoco me permite instalar un Plugin si no me cambio a un plan de pago. Sólo tengo instalados por defecto las opciones de seguir el blog a través de WordPress, las de seguir el blog por email y los comentarios. Yo no recopilo ninguna información de nadie, en todo caso lo hará WordPress ¿no?.

Supuestamente almacenamos ficheros con información de los usuarios que siguen nuestros blogs y en cualquier momento nos pueden solicitar dichos ficheros para descargárselos o nos pueden solicitar borrar sus datos. Pero ¿Dónde están esos ficheros?. En mi ordenador desde luego que no. Y si están en algún sitio de WordPress, yo ni sé dónde ni tengo acceso a ellos.

Si los datos los almacenan Google o WordPress ¿no son ellos los que tienen que ocuparse de cumplir con esta ley y no yo?

Mar de dudas

Si alguien tiene un blog con Blogger y sale por defecto el aviso de que Google toma los datos de los comentarios y todo eso ¿no es Blogger o Google quien se tiene que encargar de adaptarse a la ley?. Si la blogger ni siquiera tiene acceso a esos datos ¿Cómo pretenden que se informe al usuario de cómo se van a tratar sus datos?

Existen muchísimas bases de datos que recopilan información sobre los usuarios sin el consentimiento de éstos y sin embargo, las bloggers pequeñas que no tenemos ni idea de cómo va todo esto tenemos que buscarnos la vida nosotras solitas. Sí, porque no todo el mundo se puede permitir el lujo de contratar a un profesional que te resuelva estos temas y te libre de quebraderos de cabeza.

Y si es Google quien se queda con esos datos ¿por qué no se nos facilitan las herramientas para cumplir con la legalidad? ¿Dónde están esos gadgets que nos permitan habilitar toda la parafernalia para aceptar las políticas de privacidad? ¿Nos tenemos que buscar la vida solas?

Si alguien utiliza la aplicación de Metricool o similar ¿Hay que poner algún tipo de aviso de recopilación de datos?. Volvemos a lo mismo. Los datos los tienen ellos y no los bloggers. Entonces en caso afirmativo ¿Cómo se hace?

Nos dicen que hay que poner una casilla de no sé qué con un resúmen de tal y cual y un enlace a la ley bla bla bla pero NADIE nos dice si hay que hacerlo con seguridad ni tampoco cómo hacerlo.

Todo esto es una locura y un mar de dudas que nadie parece saber resolvernos. Lo único que está claro al 100% es que el 25 de Mayo se nos echa encima y que no tenemos ni idea de qué es lo que tenemos que hacer. Estoy tan agobiada que me dan ganas de cerrar el chiringuito y mandarlo todo a freír puñetas.

Yo no gano dinero con mi blog. No tengo listas de mailings. No mando newsletters. No vendo nada.No tengo nada instalado para controlar estadísticas.  No almaceno datos de nadie. Sólo me dedico a escribir por amor al arte. Mi blog es un hobbie. Nada más. ¿Qué datos estoy yo violando ahí para tener que adaptarme a esta maldita ley?.

Si os apetece comentar y dejar vuestras dudas y preguntas sois libres de hacerlo. Que sepáis que se puede hacer de manera anónima sin poner vuestro email ni nada. Y que en caso de que por comentar se almacene algún tipo de datos sobre vosotros yo, ni sé qué datos ni tengo ni idea de adónde carajo van a parar.

Un beso y nos vemos en la siguiente entrada. Si es que la hay, porque como se me crucen los cables cierro el chiringuito.

Bye!