Redes sociales y segregación ideológica

A pesar de que las redes sociales han conectado a personas de todo el mundo, el efecto no siempre es el de unirlas. A veces, es todo lo contrario. Dentro de una sociedad, diferentes factores, como ideologías y desigualdad social, separan a las personas. Esta separación es internalizada, y muchas veces resulta en una especie de autosegregación. Este no es un fenómeno nuevo en nuestra historia, y con la incorporación de redes sociales, podemos observar una dinámica similar.

Con la invención de las redes sociales, se buscaba conectar a personas de todo el mundo, de modo que pudieran conectarse e intercambiar ideas en entornos casuales, con el fin de unirlas. Se puede decir que su objetivo fundamental era contrarrestar esa segregación que siempre nos hemos impuesto y que limita nuestro potencial. Pero, años después de haber incorporado las redes sociales a nuestras vidas, hasta el punto de volverlas indispensables, vemos que el resultado muchas veces es otro. A pesar de que comunicarse nunca había sido tan fácil e instantáneo, a veces no pareciera que estuviéramos más unidos. Si bien, la comunicación y el intercambio de ideas históricamente ha facilitado el progreso de nuestra especie, no siempre es un proceso pacífico. Invariablemente, la condición humana juega un papel, y a veces damos un paso atrás antes de dar dos al frente.

Blog de jajoDesign