Stephen Hawking (1940-2018) y nosotros…

por frank

Stephen Hawking (1940-2018) y nosotros

Este genio de la ciencia murió recientemente y su importancia ha sido reconocida por sus iguales y muchos jefes de estado. Reconocer el valor de una persona implica automáticamente que compartimos algunas de sus posiciones y que, al mismo tiempo, pertenecemos a la misma cultura. En este caso, se trata de Inglaterra y de la formación que Stephen Hawking recibió en un ambiente cristiano y capitalista.

Stephen Hawking ha dedicado obviamente sus esfuerzos a la ciencia en general, no a la industria militar o a laboratorios estatales o privados. Tampoco ganó tanto dinero con sus descubrimientos, y sus derechos de autor sobre sus libros.

Ciertamente ganó mucho menos que Agatha Christie o Georges Simenon e incluso Diego Armando Maradona, por sus respectivas obras.

A partir de 2010 Stephen Hawking no ha dejado de refutar la hipótesis de la creencia en un mundo creado por una divinidad. En el libro The Grand Design, escrito con Leonard Mlodinow, físico y autor de libros sobre difusión científica, presentan su conclusión..:

Si la respuesta es Dios, simplemente se refiere al problema de quién creó a Dios. Desde este punto de vista, admitimos que existe una entidad que tenía un creador y que se llama Dios. Esto es lo que se conoce como el primer argumento de la existencia de Dios. Afirmamos, sin embargo, que es posible dar una respuesta a estas preguntas[sobre el origen del universo] permaneciendo en un espacio puramente científico y sin recurrir a ningún ser divino.”

Si el libro ha perturbado la mente de muchos creyentes, debemos reconocer que Stephen Hawking no tenía escrúpulos para dialogar con los Papas (el anterior y el de ahora, en 2016) sin que eso modificara de ninguna manera lo que publicó y declaró públicamente.

Otra opinión de Stephen Hawking, durante un programa de televión, tampoco fue apreciada por otro tipo de creyentes.

Si las máquinas producen todo lo que necesitamos, el resultado dependerá de cómo se distribuya la producción. Todo el mundo puede disfrutar de un ocio lujoso si la riqueza que proporcionan las máquinas se comparte, pero la mayoría de la gente puede llegar a ser miserablemente pobre si los propietarios de las máquinas consiguen formar un grupo de presión contra la redistribución de la riqueza. Hasta ahora, parece que la tendencia es seguir la segunda opción, con una orientación tecnológica que aumentará la desigualdad. (15 de octubre de 2015)

La observación de Stephen Hawking de que los capitalistas son generalmente vencedores se puede añadir a la de la ausencia de mención por su parte de Marx, Lenin y Bakunin, ni siquiera en 2017 para el centenario de la revolución de los soviets libres.

El aspecto positivo desde el punto de vista de Stephen Hawking es doble: existe un rechazo del capitalismo como sistema económico y social depredador, y también existe la afirmación de que todavía no tenemos una herramienta para derrotar a los explotadores.

Debemos, por lo tanto, construir esta herramienta teniendo en cuenta los fracasos de los llamados socialistas organizados con una cima piramidal similar a la de los capitalistas (y que conduce a la misma opresión social); y teniendo en cuenta la prioridad de los problemas que hay que resolver, por ejemplo, la muerte de niños y la prostitución mental y física de individuos (por ejemplo, pisotear a otros para subir en la jerarquía ignorando la solidaridad; aliarse con opresores contra otros, etc.).).

Frank Mintz 25.03.18

 hacking0  hacking1
 hacking2  hacking01