Un dato aparte

Estamos en pleno 2018 y sigo esperando una justificación razonable para la fobia infantil que demasi