«Un niño adicto a Internet tiene síntomas tan graves como es un mono a una droga»

policia nacional

El responsable de la Unidad de Participación Ciudadana de la Policía Nacional, Adrián Domínguez, recomienda “el móvil siempre apagado y fuera de habitación al irse a dormir”

  • En su participación en el espacio “Ser en Redes” asegura que “se están dando casos de agresiones de menores a padres por decirles que dejen la tablet o el móvil”

“No se trata de alarmar pero sí de prevenir, a través de la formación e información”. Este es el mensaje que quiere trasladar el responsable de la Unidad de Participación Ciudadana de la Policía Nacional de Jerez, Adrián Domínguez, a los padres y madres sobre el uso compulsivo de las nuevas tecnologías entre los menores. En el espacio “Ser en Redes”, del Programa Hoy por Hoy de Radio Jerez, ha asegurado que “éste no es un problema ajeno a Jerez ya que se están dando casos de violencia doméstica entre menores que llegan a pegar a sus padres por pedirles que dejen la tablet o el móvil”.

Según los últimos datos de la Encuesta sobre Drogas en la Enseñanza Secundaria en España (ESTUDES 2016/17), publicado en el mes de marzo por el Ministerio de Sanidad, un 21% de los jóvenes de entre 14 y 18 años, están haciendo uso “compulsivo de las nuevas tecnologías en nuestro país”. Adrián Domínguez confirma que “la adicción al móvil u otro tipo de dispositivos es uno de los problemas que nos estamos encontrando en la Policía Nacional, ya que son chicos que llegan a ponerse muy agresivos  y violentos cuando están seis, siete u ocho horas conectados a Internet o a juegos online”.

Pero, ¿cuáles son los síntomas para detectar una tecnoadicción? Según explica, “un niño adicto a Internet tiene síntomas tan graves como es un mono a sustancias químicas como la cocaína o la heroína”. “El menor se pone muy agresivo y violento cuando llega a ese nivel de adicción en redes sociales o juegos online que le genera una dependencia psicológica”, añade. Adrián Domínguez insiste en mandar un mensaje de tranquilidad desde la responsabilidad de estar pendiente de los hijos en el uso que hacen de las nuevas tecnologías, debiendo acompañar los padres a los menores, enseñándoles a gestionar el tiempo y la seguridad en su uso”. “No se trata de relajarse porque están seguros en casa jugando en la Red, Internet es una calle tan peligrosa como el mundo físico cuando no se toman precauciones y se enseñan sus riesgos”, advierte.

Aún así, explica que “una vez que se detecta una posible adicción por los comportamientos violentos de un menor, unido a un aislamiento social en su cuatro encerrado, es el momento de ponerse en manos de profesionales expertos en psicología o psiquiatría”. En el caso de la Policía Nacional, comenta que “cuando nos llega un caso de este tipo trabajamos coordinados con Proyecto Hombre y ya vemos si hay que derivar al menor al Programa Joven dedicado al uso abusivo de las nuevas tecnologías y en el que hacen un gran trabajo con los chicos”.

Desde la Policía Nacional se realiza también una importante labor de prevención y coordinación en los centros educativos impartiendo charlas para dar a conocer sus riesgos y peligros. En Jerez es el delegado Adrián Domínguez y su compañera de la Unidad de Participación Ciudadana, Rocío López, los que desde hace años vienen impartiendo charlas en los colegios con un gran éxito entre los menores que llegan a aprender las oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías, conociendo sus riesgos y peligros, como se pudo comprobar en la última gala de entrega de los carnets de “ciberexpertos” a más de 200 niños.

Gala carnets ciberexperto en el centro Blas Infante

Chatear hasta altas horas de la madrugada

Precisamente, uno de los problemas que han detectado en estas charlas es la práctica cada vez mayor entre los menores de quedarse hasta altas horas de la mañana con el móvil, lo que genera un cansancio que está influyendo en el rendimiento escolar de los niños, como ya hablamos en un anterior post. “Nos llama la atención que al preguntar a un grupo de 60 alumnos hasta que hora están con el móvil debajo de las sábanas, levantan la mano la práctica totalidad para decir que, incluso en los días de clase, pueden llegar a estar, en algunos casos, hasta las tres y cuatro de la madrugada”, concluye.

Un último consejo en “Ser en Redes” ahora que se acercan las vacaciones de Semana Santa, período en el que, según comenta , aumenta el uso excesivo: “A los papas y a las mamas, el móvil apagado y fuera de la habitación para irse a dormir”. Tomemos nota!