Verdad implementada

Nuevas leyes crean nuevos trabajos. El gobierno hizo de esa máxima su bandera para justificar los cambios en una sociedad al borde del colapso, apuntalada únicamente por eventos deportivos y distracciones políticas mal disimuladas. La tensión había aumentado en los últimos años por la escasez y los altos precios de algunos servicios básicos. La violencia juvenil empezaba a ser un problema grave y había quien temía que aquellos grupos de rebeldes sin causa se pusieran en contacto unos con otros gracias a las R.I.V. (Realidades Inmersivas Virtuales), temían que encontraran una causa.

Fue entonces cuando se creó el Sistema Nacional de Telecomunicaciones, o S.N.T. bajo la premisa de ofrecer una conexión segura a los usuarios de todo el país. La oposición del parlamento protestó y los medios denunciaron el peligro, nuestro presidente era como un mago provinciano entreteniendo a la audiencia con viejos juegos de cartas cuyo truco ponía evidencia con su poca pericia. Nada de esto importó. Nos mantuvimos quietos, indolentes, levemente molestos pero dispuestos a tragar una vez más con lo que fuera.

El paquete de “leyes para la protección informativa” convocaba oposiciones inmediatamente para cubrir 3.640 plazas repartidas por todo el país. Nos presentamos más de 15.000 personas. Fui uno de los pocos afortunados, aprobé o me eligieron, ahora dudo si fueron los méritos de aquel día en aquella ficha digital o si había alguien verificando nuestros perfiles. Yo era joven, había terminado el ciclo universitario y esperaba uno de los sorteos de trabajo. No expresaba mis simpatías políticas porque no las tenía, vivía en la pasividad abotargada de las R.I.V. y los holojuegos. En otras palabras, era el candidato perfecto.

Nos instalaron en cubículos con ordenadores de sistema inmersivo, los más cómodos del mercado. Disponíamos de una clave única similar a los abonos de las compañías privadas. La interfaz también resultaba parecida y muy intuitiva. Nuestro trabajo era simple, disponíamos de todo tipo de contenido: libros, artículos de prensa, juegos, música, películas, páginas web, blogs y mensajes de redes sociales del viejo internet, documentos gubernamentales, empresariales, publicidad… Todo estaba ordenado en más de 2.000 categorías y nosotros teníamos acceso a ello con libertad total. Al principio no pude creer mi suerte, disfrutaba enormemente de aquel trabajo, pues consistía en recibir un sueldo por horas y horas de ocio. Una vez el contenido finalizaba aparecía un mensaje con tres opciones: verdad, falso, o peligroso. Debíamos seleccionar una de ellas y pasar al siguiente. Ese era el único requisito.

Me ascendieron gracias a mi productividad y pasé a revisar las clasificaciones de mis compañeros, si estaba de acuerdo debía seleccionar la misma opción que ellos, sino el contenido volvía al banco de datos. Aquellos que seguían patrones en su deliberación eran avisados una primera vez y despedidos a la segunda. Estuve orgulloso de implementar una manera de detectar esos patrones de manera más sencilla. Eso me valió otro ascenso, esta vez dos escalafones, hasta pasar a revisor del departamento de contemporáneo. El trabajo era el mismo, pero en aquella planta el contenido que clasificábamos era actual, aparecido en los últimos días en cualquier plataforma, room de las R.I.V. o rincón de internet.

Me sentí incómodo por primera vez el día en que los medios anunciaron el encarcelamiento de un conocido periodista por terrorismo informativo. Mi breve indignación hacia alguien que había cometido semejante delito desapareció cuando explicaron que las pruebas para su condena habían sido los reiterados avisos de contenido falso o peligroso en sus artículos. Hubo más detenciones, más juicios, más condenas. Periodistas, escritores, pintores, programadores, empresarios, todo aquel que acumulaba una cierta cantidad de avisos era considerado sospechoso.

Entretanto nuestro presidente fue reelegido, en su campaña se definió como el protector de la moral pública. Hubo reacciones internacionales negativas y la oposición parlamentaria condenó el trabajo del S.N.T., pero el gobierno se limitó a no responder. Toda la mercadotecnia del Estado mostraba que la sociedad estaba conforme con nuestro trabajo, se sentía más segura con alguien vigilando si el contenido disponible en el país era o no peligroso, era o no verdad.

Comencé a cuestionarme qué hacía, en cómo afectaba a personas concretas y en cómo el S.N.T. se construía con nuestras pequeñas decisiones. Me asustó nuestra eficiencia a la hora de borrar del sistema cualquier rastro considerado dañino para la sociedad, una eficiencia espantosa en manos de un personal sin apenas formación. Comprendí que la edición de las noticias se hacía pensando en nuestra lupa, en las consecuencias. Todo creador nacional, fuera del ámbito que fuera, pasó a proponer contenidos cada vez más blancos, si procuraba alguna crítica lo hacía camuflado bajo un lenguaje tan difícil que apenas llegaba a nadie. Me horroricé. El estrés que me provocaba acudir a mi despacho fue en aumento hasta hacerse insoportable. Mis superiores pensaron que se debía a los muchos años de un rendimiento tan sobresaliente, para ellos resultaba impensable que yo hubiera cambiado, era el agente perfecto, convencido de la poca utilidad de pensar dos veces.

He intentado vivir acorde a estas reglas, pero me corroe la culpabilidad de un expediente impecable. He decidido ponerle fin. Mis capacidades son limitadas, no dispongo de un virus definitivo o de la habilidad informática para hackear el sistema, pero sí de acceso, acceso a los sótanos del S.N.T. Central donde están los servidores. No es difícil conseguir explosivo líquido cuando encuentras cómo prepararlo, los controles de seguridad no han detectado ninguna anomalía en mi botella diaria de agua mineral.

Ignoro si mis acciones tendrán alguna repercusión en la sociedad, si alguien decidirá hacer algo tras despertar mañana con unos pocos días de libertad informativa. Sé que al menos ocho años de trabajo se perderán y el S.N.T. tendrá que empezar desde cero.

Este mensaje se reproducirá en todas las plataformas y R.I.V.s que conozco, si tú crees en lo que yo creo, si ves el peligro que yo veo, y si sientes la necesidad que yo siento, entonces comparte, difunde, y reúnete con quienes crean, vean y sientan como tú.

processor-2217771_1920